Por pedido de la fiscal jefa Sandra González Taboada, un jurado popular declaró “culpable” por unanimidad J. C. J, un hombre que fue acusado de abusar sexualmente de tres niñas que eran parte de su entorno familiar en una localidad cercana a Zapala.

La imagen puede contener: sala de estar e interior

Con el veredicto, el jurado popular avaló la teoría del caso del Ministerio Público Fiscal luego de cuatro jornadas de juicio realizadas en Zapala y en las que declararon diferentes testigos. El jurado popular que declaró la responsabilidad penal estuvo integrado por 16 integrantes de los cuales 12 fueron titulares y 4 suplentes (hombres y mujeres en partes iguales). En una audiencia que la Oficina Judicial deberá fijar en el corto plazo, se definirá la pena a imponer al acusado.

Para tomar la decisión, y luego de recibir las instrucciones particulares que brindó la jueza de garantías Leticia Lorenzo, el jurado popular emitió cuatro veredictos sobre los distintos hechos por los cuales se efectuó la acusación.

El primer veredicto fue por el delito de abuso sexual simple en modalidad continuada doblemente agravado por el vínculo y el aprovechamiento de la convivencia preexistente con una víctima menor de 18 años en calidad de autor, en perjuicio de una niña; el segundo fue por abuso sexual simple agravado por el vínculo y el aprovechamiento de la convivencia preexistente con una víctima menor de 18 años en calidad de autor, en perjuicio de otra niña; el tercero abuso sexual con acceso carnal con una víctima menor de 13 años, agravado por el vínculo y el aprovechamiento de la convivencia preexistente con una víctima menor de 18 años en calidad de autor, en perjuicio de la primera niña; y el cuarto abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo y por el aprovechamiento de la convivencia preexistente con la víctima menor de 18 años, en calidad de autor, en perjuicio de otra niña.

La teoría del caso de la fiscalía fue que los hechos ocurrieron en diversos momentos entre 2005 y 2015, en viviendas ubicadas en una localidad cercana a Zapala que el grupo familiar compartía y en otra ocasión en un vehículo durante un viaje.

En el juicio, la fiscal jefa Sandra González Taboada, estuvo acompañada por la fiscal del caso Laura Pizzipaulo y la asistente letrada Margarita Ferreyra.