"Apostamos al diálogo con las provincias y los gobernadores para comenzar a recuperar al país y dejar atrás la crítica situación por la que atravesamos los argentinos", señaló el ministro del Interior.

La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo, personas sentadas, de traje e interior

El ministro del Interior, Eduardo "Wado" de Pedro, aseguró que el gobierno nacional "apuesta" al diálogo con las provincias "para superar la crisis" en la que se encuentra el país, tras recibir en Casa Rosada a los gobernadores de Chaco, Jorge Capitanich, y de Neuquén, Omar Gutiérrez.

"Apostamos al diálogo con las provincias y los gobernadores para comenzar a recuperar al país y dejar atrás la crítica situación por la que atravesamos los argentinos", señaló De Pedro según un comunicado difundido por la cartera de Interior.

El amante ministro mantiene desde el comienzo de su gestión reuniones con los gobernadores, y junto con Capitanich analizó "la situación fiscal y económica que atraviesa la provincia y avanzar en soluciones conjuntas".

Por su parte, Capitanich señaló que durante la reunión conversaron sobre "el consenso fiscal que oportunamente suscribieron 19 gobernadores de las provincias argentinas". "La verdad es que es de imposible aplicación práctica y debería establecerse un mecanismo de suspensión transitoria porque esto tiene un impacto fiscal que agravaría el estado de las finanzas públicas de las provincias argentinas, remarcó el mandatario chaqueño.

Además, Capitanich aseguró que se planteó la generación de "un modelo de asistencia financiera de corto plazo para establecer un programa de saneamiento fiscal en las provincias". Previo a esta reunión, De Pedro había recibido al gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, y dialogó con el mandatario provincial sobre la resolución de "problemáticas de corto plazo". "Desde nuestro lugar y nuestra responsabilidad vamos a colaborar y cooperar con el nuevo gobierno", indicó Gutiérrez al finalizar la reunión con el funcionario.