Por: Pipo Rossi
El 9 de Diciembre de 1824, luego del triunfo Patriota de Junín, se produjo la Batalla de Ayacucho.

Allí, "unos 4.000 Patriotas de la Gran Colombia, sumados a 1.500 criollos del Perú, 500 soldados de Chile, 200 soldados rioplatenses y 300 voluntarios bolivianos, liderados por el General Don Antonio Sucre, se enfrentaron a 7.500 realistas, conformados por criollos leales a la Corona y algunos soldados de España conducidos por el Virrey José de la Serna".

La batalla se presentó bastante pareja en número de tropas y, tras varias maniobras brillantes de "los Patriotas, lograron romper las líneas realistas por varios flancos. Luego, las cargas Patriotas fueron reforzadas por la carga de los Húsares de Junín, bajo la dirección de Miller, y los Granaderos a Caballo Rioplatenses. Allí, entro en juego una tropa realista compuesta por soldados forzados a combatir que se dispersó antes de enfrentar al enemigo, “siguiéndole el disminuido batallón Fernando VII”. Pasado el mediodía, el Virrey había sido herido y hecho prisionero, junto a gran número de sus oficiales, por lo que la batalla quedo cerrada".

Al finalizar la contienda, murieron 1.800 realistas y sólo 370 Patriotas. Con ésta victoria, se aseguró la independencia total de América del Sur.