Por: Pipo Rossi

El 4 de Diciembre de 1533, con tres años de edad, el Señor Iván Vasílievich (que luego se conoció como “Iván El Terrible”) fue proclamado "Gran Príncipe de Moscú", con motivo de la muerte de su padre, el Gran Príncipe Vasily III. Así, su madre reinó en su nombre "hasta que muera envenenada, en 1538, por clanes boyardos, que se disputaron el poder".

Iván llegó al trono como Zar (con tan solo 8 años) y fue controlado por los “boyardos”, un grupo aristócrata que manejó las relaciones sociales y económicas de Rusia hasta ese entonces. Para Iván estos nobles fueron responsables de la repentina muerte de su madre y, cuando quedó completamente solo en el poder, "sobrevivió de milagro a varios intentos de envenenamiento".
Posteriormente, a los 13 años, utilizó sus facultades de Zar oficial y ordenó ejecutar a una veintena de boyardos, iniciando luego una era de terror contra los aristócratas que lo llamaron no en vano “El Terrible”, mientras algunos comenzaron a respetarlo, y otros trataron de conspirar y asesinarlo.
Más tarde, formó un ejército de hombres leales y con ellos ordenó chocar en una guerra abierta con tribus locales ubicadas tras los Montes Urales. Luego, extendió su dominio "al iniciar la Conquista de Siberia, siendo una campaña extraordinaria y muy costosa pero que resultó un éxito". Pese a estar aislado del Occidente renacentista, fortalecieron las artes y la cultura, “creando decenas de edificios, teatros e incluso iglesias para embellecer Moscú”, siendo la más destacada la "Catedral de San Basilio". Además de reformar el Kremlin con bellos palacios.
También, persiguió a sus opositores con gran crudeza y, sobre sus últimos años de vida, fue recordado como un hombre desquiciado "que fue capaz de asesinar a su propio hijo en un ataque de cólera". Si bien Iván fue un hombre muy firme y autoritario, era la única forma de hacerse imponer en tiempos donde los boyardos manejaban a su antojo el poder, quizá estas acciones de consolidar a Moscú como potencia dominante le dieron el famoso sobrenombre de “El primer Zar” con un reinado de casi 40 años.