Este miércoles 18 de marzo se cerraron todas las fronteras terrestres, marítimas y áreas de Chile para el tránsito de personas extranjeras.

Sin embargo, la medida no afecta la entrada y salida de carga ni de transportistas, garantizando así el abastecimiento normal. En tanto, los nacionales chilenos y los residentes permanentes en el país que provengan de lugares de alto riesgo podrán ingresar sometiéndose a la Aduana Sanitaria y a una cuarentena obligatoria de 14 días.

Respecto a la cuarentena, quienes no cumplan esta medida se les aplicarán multas y penas de cárcel establecidas en el Código Sanitario y el Código Penal. En ese sentido, el artículo 318 del Código Penal señala que "el que pusiere en peligro la salud pública por infracción de las reglas higiénicas o de salubridad, debidamente publicadas por la autoridad, en tiempo de catástrofe, epidemia o contagio, será penado con presidio menor en su grado mínimo o multa de seis a veinte unidades tributarias mensuales".