La empresa neuquina conformó una red de aserraderos, viveros, unidades de traslado y recurso humano capacitado para el aprovechamiento de la madera que se produce en 15 mil hectáreas de forestación.

Puede ser una imagen de pared de ladrillo y al aire libre

La Corporación Forestal Neuquina SA (Corfone) foresta y administra 15 mil hectáreas de bosque en la provincia y con la madera que obtiene aplica un sistema de construcción limpio, rápido y efectivo. Mediante placas laminadas y ladrillos encastrables, el gobierno neuquino construye viviendas, salones de usos múltiples, comisarías, salas velatorias, hosterías y establecimientos educativos. También aporta para abastecer a familias neuquinas mediante el Operativo leña.

El gobernador Omar Gutiérrez destacó que con el sistema de ladrillos de madera “se está construyendo la escuela Nº368 de Añelo, la primera escuela levantada cien por ciento con la tecnología de Corfone y la madera de nuestros bosques implantados”. También resaltó la construcción de viviendas y dos salones de usos múltiples para Los Miches.

El sistema constructivo BME (Bloques de Madera Encastrada) está compuesto por ladrillos que se superponen unos a otros unidos a través de listones, tarugos de madera y clavos metálicos que garantizan una perfecta vinculación formando un entramado de madera y metal que constituyen los muros de la vivienda.

La madera es protegida con sellador de juntas elásticas para impedir filtraciones de aire y de agentes biológicos. Con el sistema de Bloques de Madera Encastrada se han construido distintos edificios públicos en toda la provincia.

Los bloques fabricados con madera de forestaciones de pino ponderosa permiten una rápida construcción, resistencia en los muros y reducen sustancialmente los desperdicios en obra, así como el esfuerzo físico de los obreros.

Además de la escuela de Añelo y los SUM de Los Miches, “Corfone está levantando casas refugio para la mujer en San Martín de los Andes, Plottier y Chos Malal, se hicieron salas velatorias a pedido de los municipios, un destacamento policial en Lonco Mula y un destacamento y un cajero en Ruca Choroy”, comentó el secretario de Desarrollo Territorial y Ambiente, Jorge Lara, quien tiene bajo su órbita a la referida corporación. Además, “el sistema favorece la construcción de ampliaciones y mejoramientos”, indicó.

El año pasado se construyeron 400 viviendas rurales en la provincia. “Las viviendas son muy lindas, se entregan llave en mano con las instalaciones internas para su uso inmediato”, comentó Lara. El sistema constructivo es mediante ballom frame, que consiste en paneles transportables y ladrillos encastrables.

El tiempo de construcción de las unidades habitacionales es de 45 a 60 días incluyendo las bases de las viviendas. También aclaró que “las construcciones en madera requieren un mantenimiento de pintura exterior cada dos o tres años, según la zona y la lluvia”.

En el territorio provincial existen alrededor de 45 mil hectáreas de bosques implantados; de las cuales Corfone administra 15 mil hectáreas, otras 15 mil hectáreas son forestadas por firmas privadas y las restantes, están a cargo de asociaciones de fomento rural, comunidades mapuche y municipios.

La Corporación Forestal trabaja desde hace 40 años forestando laderas de bosques, con semillas seleccionadas de importación que en un principio se trajeron desde Estados Unidos. Actualmente funciona con tres grandes aserraderos instalados en Junín de Los Andes, Abra Ancha –en cercanías de Aluminé- y en Las Ovejas, los dos últimos están equipados con tecnología de última generación.

Una vez que la madera se seca y se remanufactura, permite producir machimbres, molduras, vigas multilaminadas, madera aserrada, tableros alistonados, cantonera, canto vivo y postes impregnados.

El funcionario aclaró que “aún no hay corte final de árboles, no se sacan por completo si no que la madera que se utiliza proviene del raleo. Las plantas también demandan tareas de poda para que no se produzcan nudos en la madera”.

El proceso requiere el acarreo de madera desde el bosque hacia los acanchaderos y posteriormente hacia los aserraderos. “El material que no se industrializa sirve para leña y se distribuye a las familias que no cuentan con red de gas, energía eléctrica o que requieren un refuerzo de leña”, informó Lara. De esta forma se concreta el Operativo leña en parajes y comisiones de fomento durante el invierno.

El secretario de Desarrollo Territorial y Ambiente comentó que “el árbol requiere un trabajo de raleo para que adquiera la forma que permite aprovechar mejor la madera”. En este sentido, la zona geográfica para forestar “es aquella donde llueve y el terreno es más elevado”, detalló.

Finalmente, Lara destacó el trabajo del vivero de Junín de los Andes “que cuenta con tecnología de avanzada para garantizar la genética de las plantas que se extraen y para la implantación de campos nuevos”. También subrayó la capacitación que se dicta a las cuadrillas de trabajadores en cada localidad “para el correcto uso de las herramientas y la construcción mediante panales o ladrillos”.