La pena es de tres años de prisión en suspenso. Portas Dalmau trajo de manera ilegal millones de dólares y euros desde México y Europa para "lavar" en Argentina con la compra de bienes e inversiones.

La Cámara Federal de Casación confirmó la condena a tres años de prisión en suspenso que pactó en un juicio abreviado el empresario Pablo Portas Dalmau, miembro de una banda que contrabandeó millones de dólares y euros en valijas desde México, Ecuador y Europa, para ser "lavados" en la Argentina con inversiones o compra de bienes.

El acusado había apelado la condena que había aceptado en un trato de su defensa con la fiscalía pero el máximo tribunal penal federal del país la dejó firme, según el fallo al que tuvo acceso Télam.

Portas Dalmau (55) estuvo detenido en esta causa pero recuperó la libertad cuando se firmó el juicio abreviado y luego quedó involucrado en otra investigación por narcotráfico en el Olivos Golf Club, una causa conocida como el "Narcogolf".

Además del empresario, también fueron condenados en juicio abreviado a tres años en suspenso otros nueve integrantes de la asociación ilícita, entre ellos el contador Diego Xavier Guastini (45), asesinado a balazos en Quilmes en el 2019.

Todos "formaron parte de una asociación ilícita que, de manera permanente, ordenada, mancomunada y al menos durante los años 2013 y 2014 se dedicaron al transporte internacional (desde la Argentina al exterior o desde el exterior a la Argentina) en forma oculta a los controles aduaneros" de miles de dólares y euros que tenían "origen ilícito" con el fin de "darle apariencia" de legalidad, se recordó en el fallo de Casación.

El dinero era camuflado en valija y ropas de quienes oficiaban como "mulas" de la banda y subían como pasajeros a los aviones.

"Se creó, a partir de ello, un circuito ilegal de envíos y recepción de divisas a nivel internacional, por el cual se detectó un movimiento internacional de dinero por las sumas de €1.524.715 euros y U$S1.443.030", recordó la sentencia a la que accedió Télam.

La investigación, que estuvo a cargo del juez en lo penal económico Rafael Caputo, detectó al menos 15 hechos de contrabando de dinero.

Por el caso no hubo juicio oral porque se pactó la pena en suspenso en un juicio abreviado con la fiscalía y todos los procesados admitieron los delitos de asociación ilícita, contrabando de importación de divisas y recepción de sumas de dinero de origen delictivo con "fines de darle apariencia de origen lícito"

Portas Dalmau pidió que se revoque esta sentencia y ser absuelto pero el planteo fue rechazado porque hubo un "sometimiento voluntario y sin reservas expresas al régimen jurídico del juicio abreviado"

La defensa pidió una suspensión del juicio a prueba, pero se consideró que el momento de hacer esa petición debió ser anterior a la firma del acuerdo en el que aceptó la pena impuesta y el delito.

Los jueces concluyeron que la sentencia "fue dictada en los términos del juicio abreviado" el 19 de septiembre de 2019 por "el imputado -asesorado por su letrado de confianza- y el fiscal general actuante ante el Tribunal Oral en lo Penal Económico 1", ante lo cual confirmaron la condena.

Asesinato de Diego Guastini

En el fallo de los camaristas Alejandro Slokar, Carlos Mahiques y Guillermo Yacobucci se remarcó que según la acusación fiscal Portas Dalmau tenía vinculación con "Diego Guastini, quien fue sindicado como líder de la organización dedicada al transporte internacional en forma oculta a los controles aduaneros de diversas sumas de dinero, previa recepción de aquellos montos de origen ilícito con el fin de darle apariencia de licitud".

El contador fue asesinado alrededor de las 8.30 del lunes 28 de octubre de 2019, en la esquina de General Paz y Alberdi, a metros de la Municipalidad de Quilmes, en el sur del conurbano.

Fuentes de la investigación revelaron a Télam que el hombre vivía a la vuelta y pasaba todos los días por ese sitio.

Dos efectivos de la Policía Local que estaban a 100 metros escucharon una serie de detonaciones de arma de fuego y llegaron al lugar.

Allí vieron un Audi A4 gris detenido en medio de la calle, cerrado, con el motor en marcha y algunos impactos de bala en el sector de la puerta y la ventanilla del conductor.

A unos metros, sobre el cordón de la vereda, los policías encontraron a Guastini herido de bala, inconsciente y con una pistola marca Glock calibre .40 en la cintura.

Una ambulancia del SAME de inmediato trasladó al hombre al hospital Iriarte de Quilmes, pero llegó fallecido.

Por los dichos de testigos, los asesinos fueron dos hombres que esperaron en una moto el paso del auto de la víctima, aunque no se descartaba que haya habido otros vehículos de apoyo involucrados.

Además, en 2015, Guastini fue investigado por la fiscal Estela Andrades por la desaparición del financista Hugo Díaz (41), causa que quedó archivada en 2018.