No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Autoridades de IPVU y del municipio de La Matanza mantuvieron un encuentro de trabajo en el que intercambiaron experiencias sobre la urbanización de asentamientos irregulares.

Este jueves, el vicepresidente de la Agencia de Desarrollo Urbano Sustentable y el Instituto Provincial de Vivienda y Urbanismo (ADUS-IPVU), Ricardo Fernández, junto a funcionarios del organismo, mantuvieron una jornada de trabajo con el coordinador de la unidad ejecutora de villas y asentamientos precarios de la municipalidad de La Matanza de la provincia de Buenos Aires, Juan Enríquez.

El objetivo del encuentro fue intercambiar experiencias en el abordaje integral de tomas y asentamientos irregulares. En ese contexto, Enríquez explicó las gestiones que se realizaron en La Matanza, para convertir la conocida Villa Palitos en un barrio formal. Describió que se trataba de una villa con más de 10.000 habitantes, la cual se conformó a finales de la década de 1950 y que su reconversión en espacio urbano demandó más de 20 años de trabajo.

En este marco, Fernández agradeció “la visita de Juan y sus compañeros, para transmitirnos sus conocimientos y experiencias de haber trabajado muchos años en Villa Palito. Nos une esta actividad tan importante y gratificante que es la regularización de los asentamientos. Es fundamental que puedan venir a ver nuestro trabajo, queremos mostrarle lo que estamos haciendo y los proyectos que tenemos en esta gestión”.

Sostuvo que las regularizaciones de los asentamientos “tienden a integrar a los vecinos a la traza urbana y a la sociedad. Se trata de darle una mejor calidad de vida a la gente, queremos desarrollar políticas para que los vecinos puedan vivir mejor”.

Por su parte, Enríquez aseguró que “nosotros venimos a compartir nuestra experiencia en La Matanza, con la urbanización de Villa Palitos. Tuvimos la oportunidad de atestiguar que cuando una comunidad se organiza para juntar al Estado Nacional, Provincial, Municipal y los Institutos de la Vivienda, se puede llevar adelante el desarrollo de una ciudad y que los asentamientos estén incluidos en la traza urbana”.

Agregó que el objetivo de la reunión fue compartir información “porque pretendemos que Neuquén nunca conozca lo que es una villa, es lo peor que puede pasar. La villa se forma con un Estado ausente”. En ese contexto, destacó las tareas realizadas por la dirección provincial de Hábitat y Urbanismo de ADUS-IPVU, que tienden a regularizar los asentamientos. Anticipó que con las labores que se están desarrollando en cada asentamiento “se están ahorrando problemas que pueden surgir de aquí a 20 años”.


Recorrido por la ciudad

La jornada culminó con un recorrido que abarcó 13 asentamientos en proceso de regularización y urbanizaciones de Neuquén. Incluyó los barrios 7 y 2 de Mayo, distintos sectores de la Cuenca XVI, el sector Las Flores, los asentamientos Itatí y La Roca, el sector III del Parque Industrial, El Trébol, Ruca Antú y La Familia. En cada visita hubo encuentros con referentes vecinales quienes transmitieron sus experiencias con los funcionarios de Vivienda de Neuquén y del municipio de la Matanza.

Durante las actividades participaron, además, en representación de ADUS-IPVU el director provincial de Hábitat y Urbanismo, Fabio Torres; junto a funcionarios de la dependencia; en tanto que la comitiva del municipio de La Matanza, estuvo integrada también por el arquitecto y responsable técnico de la urbanización Villa Palito, Héctor Sarmiento, y Soledad Ortíz, quien es miembro de la organización del barrio Villa Palito.