El embajador interino de Estados Unidos, Richard Mills, hizo el anuncio de la nueva postura de Biden para una reunión virtual del Consejo de Seguridad de alto nivel.

Puede ser una imagen de una persona y de pie

Biden se diferencia de Trump y presenta un plan para el conflicto israelí-palestino
El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció su disposición a restablecer las relaciones con los palestinos renovando la ayuda a los refugiados, medida que revoca la implementada por su antecesor, Donald Trump, a la vez de constituir un elemento clave para la solución del conflicto de décadas entre Israel y Palestina. El embajador interino de Estados Unidos, Richard Mills, hizo el anuncio de la nueva postura de Biden para una reunión virtual del Consejo de Seguridad de alto nivel.

Mills dijo que el nuevo Gobierno demócrata cree que ésta "sigue siendo la mejor manera de asegurar el futuro de Israel como un estado democrático y judío mientras se mantienen las aspiraciones legítimas de los palestinos por un estado propio y vivir con dignidad y seguridad ”.

El funcionario dejó en claro el enfoque más imparcial de Biden al expresar que "bajo la nueva administración, la política de Estados Unidos será apoyar una solución de dos estados mutuamente acordada, una en la que Israel viva en paz y seguridad junto a un estado palestino viable". “Para avanzar en estos objetivos, la administración Biden restablecerá un compromiso creíble de Estados Unidos con los palestinos y los israelíes. Esto implicará renovar las relaciones de Estados Unidos con el liderazgo palestino y el pueblo palestino", expuso.

"El presidente Biden ha dejado claro que tiene la intención de restaurar los programas de asistencia de los Estados Unidos que apoyan los programas de desarrollo económico y la ayuda humanitaria al pueblo palestino, y tomar medidas para reabrir las relaciones diplomáticas que fueron cerradas por la última administración de los Estados Unidos", agregó Mills.

Trump brindó un apoyo sin precedentes a Israel al reconocer a Jerusalén como la capital de Israel, trasladar allí a la embajada de los Estados Unidos, recortar la asistencia financiera para los palestinos y revertir el curso sobre la ilegitimidad de los asentamientos israelíes en tierras reclamadas por los palestinos.

Biden, de todos modos, mantendrá la sede diplomática en Jerusalén, según se anunció la semana pasada. Israel ocupó Jerusalén oriental y Cisjordania en la guerra de 1967. La comunidad internacional considera que ambas áreas son territorios ocupados y los palestinos las pretenden como parte de un futuro estado independiente.

El plan de paz presentado por Trump hace un año prevé un estado palestino desarticulado que entrega partes clave de Cisjordania a Israel, poniéndose del lado de Israel en cuestiones polémicas clave, incluidas las fronteras y el estado de Jerusalén y los asentamientos judíos, lo que fue rechazado con vehemencia por los palestinos.

Antes de que Mills hablara, el ministro de Relaciones Exteriores palestino, Riad Malki, criticó duramente a Trump por utilizar "el poder y la influencia de Estados Unidos para apoyar los esfuerzos ilegales de Israel para afianzar su ocupación y control" y reiteró las esperanzas del presidente palestino, Mahmoud Abbas, "de reanudar las relaciones".

El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, dijo por su lado que Moscú está convencido de que el Cuarteto, en estrecha colaboración con ambas partes y los Estados árabes, "puede desempeñar un papel muy, muy eficaz", citó la agencia de noticias AFP.

Lavrov propuso celebrar una reunión ministerial en breve con el Cuarteto y Egipto, Jordania, Emiratos Árabes Unidos y Bahrein, así como Arabia Saudita, para analizar la situación actual y ayudar “a lanzar un diálogo” entre israelíes y palestinos, citó la agencia de noticias AFP.