La comisión de Legislación de Asuntos Constitucionales y Justicia emitió dos despachos para elevar al pleno de la Cámara los pliegos de la Dra. María Victoria Masramón como defensora Pública Civil de la III Circunscripción Judicial, con asiento de funciones en la ciudad de Zapala; y del Dr. Lautaro Juan Arevalo para ocupar el cargo de defensor de los Derechos del Niño y Adolescente de la II Circunscripción Judicial, con destino de funciones en la ciudad de Cutral Co.

La imagen puede contener: una persona, pantalla

Durante la entrevista que la comisión ‘A’ realiza a los candidatos elevados por el Consejo de la Magistratura de la provincia del Neuquén para que la Legislatura preste acuerdo legislativo como establece el artículo 27 de la Ley 2533, la Dra. María Victoria Masramón explicó que conoce la función del cargo al que aspira por haber ejercido en ese ámbito durante los últimos 10 años y por haberse formado en la defensa pública. También señaló que siempre se desempeñó en esa circunscripción (III circunscripción judicial).

Masramón dijo que, de acceder al cargo, planea “sostener y propiciar aun mas lo que hacemos en cuanto a perspectiva de género dentro de la defensa pública porque desde la ley podemos citar las normas y convenciones pero desde la práctica tenemos que incluirlo desde el día en que conocemos a la persona y durante el transcurso de un expediente”.

Dijo que a partir de la pandemia y la dificultad de tener entrevistas presenciales, la adopción de nuevas herramientas de comunicación “permitió acercar la Defensa Pública a las personas que más lo necesitan” por medio de encuentros virtuales que antes no se empleaban y que han resultado ser una herramienta muy útil.

Consultada por la instancia de mediación previa y obligatoria, la postulante consideró ‘fundamental’ la mediación y dijo que “hoy la mediación se practica y da buenos resultados en la resolución de conflictos, pero se hace cuando ya está judicializado” y opinó que sería bueno tener una instancia previa con esta herramienta.

El pliego de la Dra. Masramón fue aprobado por unanimidad y contó con el acompañamiento de las diputadas y diputados Maximiliano Caparroz, María Laura du Plessis, Ludmila Gaitán, Sergio Fernández Novoa, Soledad Martínez, Darío Peralta, César Gass, Karina Montecinos, Carlos Coggiola, Andrés Peressini, Fernando Gallia, Francisco Rols y Carlos Sánchez.

Asimismo la comisión ‘A’ entrevistó al al Dr. Lautaro Juan Arévalo, quien resultara segundo en el orden de mérito del concurso Nº 166 del Consejo de la Magistratura de la provincia del Neuquén, y que fuera elevado a esta Legislatura para su acuerdo, luego de que el pliego de la doctora Espinosa no consiguiera los votos necesarios para su designación en la 14º Sesión Ordinaria de la Cámara de agosto de 2020.

Arévalo hizo un repaso de su formación y su desempeño como profesional liberal, y explicó que desde hace dos años se desempeña como funcionario de la Defensoría de Ejecución del interior donde pudo valorar el trabajo que se hace desde el Centro Educativo Provincial Integral (CEPI) dentro de las cárceles. “El trabajo que se hace desde el CEPI es el que realmente transforma y repara porque brinda herramientas reales y tangibles para devolver a los sujetos a la sociedad con la posibilidad de tener otras oportunidades”.

Respecto de la ley 2302 de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes opinó que “fue revolucionaria cuando se sancionó y significó un cambio de paradigma al que todo el aparato judicial tuvo que reacomodarse” y opinó que estos cambios requieren de una Defensoría que trabaje ‘fuera de la oficina’ en conjunto con las instituciones intermedias y de forma articulada con Educación y con la sociedad.

“La comunicación entre todos los actores es fundamental y será eficaz si tenemos mensajes correctos y una mirada unificada hacia el problema. Por eso la Defensoria no puede estar detrás de un escritorio, tiene que hacer trabajo de campo y desde ahí entender la realidad y compartir los mensajes”, concluyó.

Al ser consultado por la edad de imputabilidad se manifestó en contra de cualquier intento por bajar la edad y opinó que “el camino de la ley penal no es el que puede ayudarnos. No hay que bajar los brazos, sería un fracaso porque hay un montón de alternativas y herramientas que se pueden usar antes de bajar la edad de imputabilidad”, dijo.

En ese sentido, mencionó que “educación, artes y deporte son ejes fundamentales para que alguien tenga un proyecto de vida que esté en armonía con el resto de la sociedad”.

Sobre el proyecto que crea el observatorio de abuso sexual infantil, Arévalo consideró que “así como está, el proyecto no supera un control de convencionalidad y no podría ser aplicado porque el artículo 2º tiene términos vagos que hay que especificar tomando los recaudos y estableciendo límites para no identificar a las víctimas y vulnerar sus derechos”.

“Fuera de eso, se trata de una herramienta útil para dirigir políticas de forma más específica para evitar o tratar estos delitos”, dijo.

Luego de ser consultado por su opinión sobre educación como servicio esencial, las garantías de conectividad para la educación, la Ley de identidad de género, y la problemática social de la circunscripción judicial en la que se desempeñaría, el diputado Andrés Peressini (Siempre) adelantó su voto negativo al pliego “porque yo voté a la otra candidata (Andrea Cecilia Espinosa) que tenia 15% mas de puntaje que Arévalo y que fue rechazada por la Cámara”. “Entiendo que cuando uno vota a favor de un candidato, vota por el mejor”, concluyó.

En igual sentido se expresó Leticia Estéves (JxC) quien invitó a escuchar el examen oral de Arévalo donde “la jurada técnico que hizo la mayoría de las preguntas lo puntuó con 10 sobre 20, lo que significa que sed sacó un 5”.

Desde el mismo bloque, César Gass consideró que “es grande la distancia entre una entrevista y otra. Arévalo fue incoherente en su exposición mientras que Espinosa fue sólida” y señaló que la diferencia en el puntaje se ve en las exposiciones. En tanto su par, Karina Montecinos (JxC) agregó que “tiene debilidad en conceptos sobre la baja de imputabilidad y tiene errores al entender la ley de identidad de género como la que sólo permite cambiar la identidad de género de las personas”.

Por su parte, Carlos Coggiola (PDC) rechazó el pliego advirtiendo que no comparte que se envíe al 2º en el orden de mérito “porque puede degenerarse y permitir el ingreso del 7º, 8º o 9º y pierde sentido un concurso que busca garantizar la excelencia”.

Soledad Martínez (FdT) señaló que “el Consejo de la Magistratura tiene su propio reglamento para los concursos y se está trabajando dentro de los marcos de la legalidad” y adelantó su voto positivo para el pase al recinto. En igual sentido, su compañero de bloque, Sergio Fernández Novoa adelantó su acompañamiento y coincidió en que “debe enviarse al 2º cuando el 1º es rechazado”.

El presidente de la comisión ‘A’, Maximiliano Caparroz (MPN) recordó que este concurso se hizo dos veces porque el primero quedó desierto y consideró que el pliego "debe pasar al recinto para que sea el pleno de la Cámara quien vote para brindar su acuerdo o no”.

El despacho con el pliego de Arévalo consiguió la aprobación por mayoría con el acompañamiento de las diputadas y diputados Maximiliano Caparroz, María Laura du Plessis, Ludmila Gaitán, Sergio Fernández Novoa, Soledad Martínez, Darío Peralta, Fernando Gallia, Francisco Rols y Carlos Sánchez. Por la negativo se inclinaron César Gass, Karina Montecinos, Carlos Coggiola y Andrés Peressini.

Formaron parte de la reunión de la comisión ‘A’ las diputadas María Laura du Plessis, Ludmila Gaitán, María Soledad Martínez y Karina Montecinos, y los diputados Maximiliano Caparroz, Carlos Coggiola, Sergio Fernandez Novoa, Fernando Gallia, Cesar Gass, Darío Peralta, Andrés Peressini, Francisco Rols y Carlos Sánchez