La imagen puede contener: 3 personas, texto que dice "Dario Palavecino 23h・ El día martes 01 de septiembre a la noche salía de franco para disfutar de mi familia. A 20 km de casa, en el transporte, tuve que llamar a mi esposa y pedirle que me deje las llaves de la camioneta, y ponga allí comida, termómetro y paracetamol. La odisea había comenzado, de la empresa me avisaron que mi compañero con el que conviví trece dias en... Ver más I2n H1VE C411 HV1 +3"Por: Dario Palavecino - Neuquén capital
El día martes 01 de septiembre a la noche salía de franco para disfrutar de mi familia. A 20 km de casa, en el transporte, tuve que llamar a mi esposa y pedirle que me deje las llaves de la camioneta, y ponga allí comida, termómetro y paracetamol. La odisea había comenzado, de la empresa me avisaron que mi compañero con el que conviví trece días en un tráiler, había dado positivo de COVID. Así que de la combi a descargar las cosas en la camioneta y mandarme a mudar por ahí. En el lapso de 30 min, martes a las 21.45 hs, aislamiento... mi mujer me consiguió un departamento cómodo para estar aislado y no contagiar a nadie.

El miércoles 2 empecé con fiebre y dolor de garganta, luego dolor de cabeza, conjuntivitis, dolor de articulaciones, el jueves perdí el olfato y el gusto. El viernes 4 me hice el hisopado, y el lunes me llegó el resultado positivo de covid.

Ahí estuve más de una semana, sin tener una evaluación médica presencial... Llamamos (mi mujer, amigos y yo) varias veces al 107, al 0800, y la respuesta era la misma: no hay disponible médico ni ambulancia para asistirlo, podemos llamarlo por teléfono...y eso era todo.

Otra vez, fui a la guardia del Hospital Castro Rendón, y luego de aguardar 50 min salieron dos médicos para avisarnos a todos los pacientes que no iban a poder atendernos dado que habían ingresado dos personas heridas de bala.

Otro día fui a la Clínica San Agustín, y directamente, el recepcionista me avisó que no me iban a atender. Pedí Libro de Quejas donde asentaría que se me había negado la atención, responsabilizándolos por cualquier cosa que me pase... y ahí apareció un médico que me dijo que estaba bien. El deterioro era diario, ya tenía náuseas y hasta el agua me caía mal. Estaba literalmente sólo, con llamados y mensajes de familia y amigos que demostraban preocupación y afecto.

El día jueves 10 me retiré del departamento, me sentía 9 de 10, estaba agotado físicamente y cansado de que ningún médico me evaluara como era debido. Mi mujer insistente, viendo el deterioro mío, que a veces yo mismo negaba, me pidió que venga a la clínica Pasteur. Fue entonces que me dejaron internado y ahí descubrieron que tenía neumonía bilateral por covid, seguía con fiebre, estaba agitado...

Gracias a Dios que había lugar, que me evaluaron y que me hicieron los estudios en los que se vio una afectación pulmonar del 25% y que me trataron (al día de hoy sigo con antibióticos, anticoagulante, puff, corticoide...)

Agradezco a mi esposa que me picó la cabeza para venir a realizarme los estudios ya que de no ser así, hubiese sido peor la situación. Agradezco a cada uno de mis amigos que me dieron palabras de aliento todos los días desde que empezó esto. Agradezco a mis amigos médicos que me seguían día a día. Agradezco de corazón a todos mis familiares que se preocuparon y me escribieron todo el tiempo. Agradezco infinitamente a todo el personal de esta institución que me está cuidando de mil maravillas, sin esperar nada a cambio. Sólo decirles y recalcarles a las enfermeras y enfermeros que es increíble todo el esfuerzo que hacen por todas las personas que acá la estamos peleando junto a ellos, exponiéndose cada vez que entran a controlarnos, a darnos la medicación y lo hacen con una sonrisa atrás de los ojos cansados. Desde el afuera esto no se ve y me da muchísima bronca e impotencia que no se tome en serio esto. A ellos enfermeros, personal de limpieza, de comida, pero sobre todo a los enfermeros ME SACO EL SOMBRERO DE RODILLAS ANTE USTEDES.

El personal está colapsado, tienen que atender a personas mayores que están solas, sin familiares que las puedan asistir, se están muriendo en los brazos de las enfermeras y ellas tienen que seguir como si nada, sólo viviendo con eso por el resto de sus vidas. Por eso de corazón les pido, no tomen este virus como inexistente, o producto de una conspiración tecnológica, porque doy fe que existe, te puede agarrar a vos o algún familiar tuyo. No importa lo saludable, deportista y joven que seas.... Cuidate, cuidá o por lo menos respetá al personal de salud que está dejando su vida en cada persona que entra.