Pese a que el coronavirus se expande, aumenta y renueva angustias, el mundo pareció modificar en las últimas horas su percepción tras conocerse los avances concretos en la creación de vacunas, que constituyen la única solución posible para derrotar a una enfermedad tan letal como desconcertante.

La imagen puede contener: una persona, primer plano

El primer gran paso en cuanto a la creación de vacunas pareció darlo Rusia, al anunciar ayer que se convirtió en el primer país en producirla, aunque otras varias naciones y en particular la Organización Mundial de la Salud (OMS) expresaron cautela por considerar que aún no difundió datos científicos sobre las pruebas.

También la prestigiosa Universidad de Oxford avanzó raudamente en la suya y en estos días comenzarán los testeos humanos a miles de ciudadanos de Sudáfrica, Reino Unido y Brasil, tres de los países más afectados por la pandemia. Esta vacuna será fabricada y replicada en breve en la Argentina, lo que fue celebrado por el presidente Alberto Fernández.

Entretanto, India y varios países latinoamericanos como Brasil y Colombia continuaron hoy marcando el aceleramiento de las primeras olas de contagios, mientras los rebrotes provocaron nuevas restricciones en Europa, Asia e incluso en Nueva Zelanda, país emblema de la buena gestión de la pandemia.

India superó los 2,3 millones de casos tras sumar hoy casi 61 mil y 834 muertes, sobre un total de 46.091 mientras que Estados Unidos, la nación con mayor cantidad de casos del planeta con más de 5 millones y cerca de 200 mil decesos, también está sumamente expectante de la creación de una vacuna, que su mandatario, Donald Trump aseguró que estará disponible en muy corto plazo.

El aumento de infecciones se expandió dramáticamente en los últimos días en Europa, lo que mantiene a las autoridades en estado de máxima alerta, con específicos llamamientos de la OMS y del propio papa Francisco sobre medidas, consecuencias y presagios. Europa es, según los últimos datos de la OMS, la segunda zona con más casos del planeta (3,6 millones de contagios), solo por detrás de América, con 10,8 millones de positivos.

En Rusia, Alemania, Bélgica, Francia, Italia y España el incremento de los contagios no cesa, mientras el Reino Unido sufre devastadores efectos económicos y el papa, ya involucrado de lleno en el flagelo, insta a superar el individualismo de la sociedad y pide mayor responsabilidad a los más jóvenes para neutralizar la enfermedad.

Tras el anuncio de su vacuna, Rusia informó hoy que suma 902.701 casos y 15.260 fallecidos. En las últimas 24 horas se registraron 129 muertes y 5.102 contagios, que fueron detectados en 84 de las 85 provincias.

El Reino Unido entró oficialmente en recesión por primera vez en más de diez años, tras caer el producto interior bruto (PIB) el 20,4 % entre abril y junio, el segundo trimestre consecutivo de contracción, según la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS).

La merma en el segundo trimestre es la más importante que se haya registrado jamás, pues todos los sectores sufrieron una caída por el impacto de las medidas de confinamiento dispuestas por el Gobierno, que sin embargo no fueron tan estrictas e incluso merecieron fuertes rechazos hacia el primer ministro Boris Johnson.

El Reino Unido superó por segundo día el millar de nuevos contagios (un total de casi 314.000) y casi 80 fallecimientos, hasta rebasar los 46.700. En Alemania, los 1.226 nuevos contagios de las últimas 24 horas -entre ellos en seis escuelas de Berlín, después de que los colegios reabrieran el pasado lunes- suponen la cifra más elevada desde principios de mayo y confirman la tendencia ascendente de la última semana.

En Francia, "la situación evoluciona en la mala dirección", en palabras del primer ministro, Jean Castex, debido a los nuevos contagios, pero, sobre todo, a las elevadas cifras de ingresos hospitalarios, con 5.012 personas y 391 en unidades de cuidados intensivos.

España, el país europeo con más casos (casi 330.000 desde el inicio de la pandemia), presentó hoy un repunte con más de 1.700 positivos. Italia está experimentando un aumento de nuevos contagios (hoy 481 frente a los 412 de la víspera), hasta superar los 250.000 casos y los 35.200 muertos, que el Gobierno atribuye a la vuelta de ciudadanos que pasaron las vacaciones en el extranjero.

Los países nórdicos se suman cada vez más al uso de protección facial: Islandia la impuso en algunas situaciones, Dinamarca recomienda llevarla en el transporte público y se espera que Noruega y Finlandia hagan lo propio en los próximos días, al tiempo que Suecia se sigue resistiendo.

También la OMS pidió a los jóvenes que se involucren más en la lucha contra el coronavirus. "Tienen un gran papel que jugar y comparten la responsabilidad colectiva de ayudarnos a detener la transmisión del virus", subrayó su director general, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Por otro lado Brasil, segundo país del mundo más castigado con más de 3 millones de infectados y casi 105 mil muertos, registró hoy el contagio Joao Doria, gobernador de San Pablo, el estado más poblado del país, quien aseguró que no tiene síntomas y que sigue trabajando con normalidad.

Colombia superó los 400 mil casos al contabilizar casi 13 mil nuevos y 321 muertos, de un total de 13.475 y ya se encuentra entre los 10 países más afectados del globo con un presidente neoliberal, Iván Duque, que decidió flexibilizar en mayo la cuarentena a fin de mitigar el impacto económico, lo que generó rebrotes y colapsos sanitarios.