Hugo" Medeles es ex policía, está operado del corazón y es papá de Alejandra, la joven acusada de disparar contra el auto de su ex que afirma que, en realidad, era víctima de violencia de género. "Ella no está contando todo lo que pasó porque tiene miedo", dice.

La Voz dialogó con la joven y el padre pidió hablar sobre el tema. "Soy el papá de Alejandra, mi hija desde el momento que se pone hablar está muy nerviosa, muy atemorizada", dijo y detalló que "Las medidas de seguridad que tendrían que haberle dado, no se las han dado hasta el momento, ella hizo una denuncia, hoy yo la llevé a fiscalía para ratificarla, al juzgado de familia y tenemos que esperar que nos llamen para que se pueda ratificar".

"Ella no está contando todo lo que pasó porque tiene miedo. Ella por ejemplo cuando estuvo conviviendo con este ciudadano, en la casita donde estaban, tenían el dormitorio y le tapó el dormitorio con tablas y maderas, la mantenía encerrada y no la dejaba tener contacto", detalló.

La mantuvo encerrada, empezó a dejar de tener contacto con nosotros, el celular se lo rompió él porque un día se enojó y se lo rompió y la golpeaba", contó. "Él aparecía en la casa con ella como si nada. Ella está empezando a contar que la había amenazado de que nos iba a matar a nosotros, a las hermanas y hermanos si llegaba a contar algunas cosas de estas", explicó.

"Todo el tiempo él estuvo sometiendola sicológicamente, encerrada en la casa y diciéndole cosas. Un día sábado se vé que ella no aguantó más y se quiso ir y se produjo todo este problema, porque tiene una señora que va a buscar a la nena, ahí se armó todo el problema. Esto fue el 30 de mayo. Ella radicó la denuncia, hablé con la doctora que estaba de guardia y me comentó que tenía muchísimas lesiones. Pero pasa que la denuncia cuando la toman, figuraba como que le había pegado una cachetada y yo para acceder al certificado médico tenia que costearme un abogado", sostuvo.

Luego explicó que "resulta que realizaron un allanamiento donde a ella la están culpando de que fue a efectuar disparos de arma de fuego, no se donde fue el problema que tuvieron. A raíz de eso hicieron allanamientos, les hicieron allanamientos a mis otras dos hijas, más el allanamiento que realizan en mi casa", dijo.

"Ella hasta ahora las veces que ha salido afuera tiene miedo, tiene miedo de contar y cuando quiere denunciar, en la denuncia no se pone lo que ella vivió. Ella sigue esperando que la llamen de no se donde, de fiscalía, del juzgado de familia, donde ella pueda ratificar y ampliar", detalló.

En uno de los allanamientos se encontraron cartuchos de escopeta y de calibre .22 aunque ningún arma de fuego. La familia explicó que son de la década del '90 cuando el hombre estaba en la fuerza y quedaron como recuerdos de su actividad pasada.