Puede ser una imagen de una o varias personas y personas de pie
La agenda del Presidente incluye encabezar una mesa de trabajo con importantes empresarios chilenos y participar de un encuentro por videoconferencia con inversionistas convocados por el Comité Empresarial Binacional.

La visita de Estado que desde este martes realiza el presidente Alberto Fernández a la República de Chile genera “muchas expectativas” por parte del Gobierno en diversas áreas de cooperación binacional pero especialmente en materia comercial, dado que Argentina tiene en el país trasandino a uno de sus principales destinos para la exportación de productos.

En los últimos años, Chile estuvo entre los cinco países predilectos a la hora de comerciar y pudo mantener saldo favorable en la balanza aún en medio de la pandemia de coronavirus.

Es en ese sentido que la agenda del Presidente incluye el miércoles dos reuniones de carácter netamente comercial: encabezará una mesa de trabajo con importantes empresarios chilenos y luego participará de un encuentro por videoconferencia con inversionistas convocados por el Comité Empresarial Binacional.

En ese sentido, el canciller Felipe Solá afirmó que la visita genera "muchas expectativas" y que la intención es “seguir generando condiciones para mejorar el intercambio comercial”.

En diálogo con la prensa, el titular del Palacio San Martín destacó como ejemplo de la fluida relación comercial la modificación del “régimen de origen aplicable al comercio bilateral del sector automotor” que amplía la posibilidad de exportar “unas 10 mil pick ups adicionales al año”.

Para graficar la importancia de la relación entre las dos naciones, vale señalar que durante 2019 el país trasandino fue el cuarto destino de las exportaciones nacionales y el decimoséptimo entre los orígenes de importación.

Durante aquel año, Chile fue el país con el que la Argentina obtuvo su mayor superávit comercial: con exportaciones por un valor de US$ 3.069 millones e importaciones que ascendieron a US$ 536,6 millones, la balanza comercial arrojó un saldo positivo de 2.532,6 millones.

Según los datos aportados por Centro de Estudios Internacionales de la Cancillería, en los primeros meses de 2020 el flujo comercial bilateral se vio levemente afectado, pero Chile fue -entre los principales 4 destinos- el país con el cual menos disminuyeron las exportaciones Argentinas.

Con la pandemia de coronavirus ya desatada a escala global, los meses de mayo y junio del año pasado fueron los que registraron mayores caídas en lo que refiere a exportaciones: 58,8% y 40,7%, respectivamente.

Desagregado por grandes rubros, la caída interanual de las exportaciones para el período enero-noviembre 2020 fue traccionada por una disminución en las exportaciones de combustibles y energía (-22,8%) y de manufacturas de origen industrial (-18,6%).

Por el contrario, las ventas de productos primarios y de manufacturas de origen agropecuario se incrementaron, 24,8% y 5,9%, respectivamente.

Aun así, la caída de las importaciones de productos chilenos un 1,7% permitieron que el saldo hasta noviembre pasado continuara siendo superavitario para la Argentina en US$1.187,4 millones y el mayor respecto del resto del mundo.

Los principales productos exportados por Argentina fueron: Maíz en grano, gas natural, carne bovina, pick ups, y aceites crudos de petróleo.

Mientras tanto, las principales importaciones desde Chile fueron: alambre de cobre refinado, tomates preparados o conservados, salmones (frescos o refrigerados), paltas y papel y cartón estucados.