El diplomático se mostró, atambién, optimista respecto de la posibilidad de que la Argentina alcance un acuerdo con el FMI "dentro de pocos meses".

La imagen puede contener: una persona

El embajador argentino en los Estados Unidos, Jorge Argüello, aseguró que trabaja para que haya "ni bien se pueda" una reunión entre el presidente Alberto Fernández con el jefe de Estado electo de ese país, Joe Biden, quien iniciará el miércoles su mandato, y se mostró optimista respecto de la posibilidad de alcanzar un acuerdo con el FMI "dentro de pocos meses".

Una eventual reunión entre Fernández y Biden se concretará "ni bien se pueda", ya que se está "trabajando para eso", sostuvo Argüello, quien resaltó que "el Gobierno argentino aspira a tener un encuentro bilateral" y que entiene que "lo mismo ocurre al revés".

Sobre el acuerdo con el FMI, dijo que no hay certezas de "cuándo va a estar concluida la negociación" aunque estimó que será "lo antes posible", y se manifestó "positivo" en torno al tema.

"Tengo una visión positiva: vamos a tener acuerdos, va a ser dentro de pocos meses y ese acuerdo va a marcar el fin de esa situación de extremo endeudamiento con el que el gobierno de Alberto Fernández asumió", expresó en declaraciones a periodistas en una videoconferencia.

Acerca de la agenda entre Argentina y Estados Unidos, consideró que "es amplia, está en expansión", con "la voluntad además de que crezca" y con "una muy positiva expectativa respecto del cambio de gobierno en este país".

"Creemos que se dan las condiciones atmosféricas propicias para la profundización de esa agenda y el agrandamiento de la agenda bilateral", añadió el embajador argentino en Washington.

Argüello reseñó que Biden "ha anunciado la voluntad de que Estados Unidos reingrese plenamente al multilateralismo y esa es la política de Argentina" y lo que se quería escuchar del presidente de Estados Unidos.

El embajador valoró el diálogo que mantuvieron Alberto Fernández y Biden, el 30 de noviembre pasado, luego de ser electo presidente de los Estados Unidos, al que calificó como "muy positivo".

"Me sobran los dedos de una mano si tengo que hacer la lista de los presidentes latinoamericanos que hablaron con Biden después de que fuera ungido presidente electo", añadió Argüello para resaltar la importancia de este primer contacto.

El embjador calificó aquel diálogo como "absolutamente positivo", con "una clara coincidencia en todos los aspectos de la agenda internacional y también de la agenda bilateral".

Por otra parte, el embajador dio detalles de la ceremonia prevista para este miércoles en Washington, en la que asumirá sus funciones Biden para iniciar su mandato de cuatro años, y que en esta oportunidad tendrá especiales características.

Al respecto, contó: "Todos los que ingresen a este evento hemos sido testeados, y esto habla de lo extraordinario de las circunstancias que estamos atravesando".

"No va a estar el presidente Trump", algo que ocurre por cuarta vez en la historia estadounidense, "en el medio de un proceso de juicio político -esto tampoco había pasado nunca-, como que la ceremonia de traspaso se hiciera sin público".

En contraposición, destacó que cuando se hizo el traspaso presidencial de Barack Obama un millón de personas estuvo acompañando al nuevo Presidente, pero que "este año no va a haber nadie", salvo los 20 mil efectivos de la Guardia Nacional destinados a blindar la ciudad de Washington, en prevención de la eventual repetición de los sucesos del 26 de enero pasado.