La ministra de Seguridad pidió ser "muy estrictos" contra las "prácticas ilegales" de integrantes de policías provinciales que protagonizaron actos de violencia institucional en Chaco y en Tucumán.

Por Hernán Chiesa y Ernesto Zambrini

La ministra de Seguridad, Sabina Frederic, pidió ser "muy estrictos" contra las "prácticas ilegales" de integrantes de policías provinciales que protagonizaron actos de violencia institucional en Chaco y en Tucumán, y aseguró que se recibieron "muchas denuncias por discriminación" por lo que no descartó que existan "elementos racistas" en alguno de esos casos.

Por este motivo, la ministra señaló que el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi) se mostró interesado en participar de la próxima reunión del Consejo de Seguridad Interior y pidió "estar en alerta" para que no se repitan episodios de violencia institucional ya que el Gobierno debe "proteger a la población no solo del coronavirus sino también de la violencia del Estado".

No obstante, planteó una diferencia "muy grande" entre estos casos provinciales y lo que ocurrió con el crimen del ciudadano George Floyd por parte de policías en Estados Unidos, donde existe "un problema grave histórico y estructural" al que se agrega "un colapso económico social muy grande" con "un manejo de la pandemia que no ha contenido a la población".

Télam: Desde que se decretó el aislamiento obligatorio, se registraron algunos episodios de abusos por parte de fuerzas de seguridad federales que se hicieron públicos porque fueron filmados por vecinos y se viralizaron las imágenes. ¿Qué le generó cuando los vio?
Sabina Frederic: Estamos en contra de esas prácticas y hemos sido muy contundentes junto a los jefes de las fuerzas federales para seguir adelante con los procedimientos administrativos y las sanciones que caben en cada una de esas circunstancias. Hemos hecho una reunión extraordinaria del Consejo de Seguridad Interior a principios de abril que fue dedicada exclusivamente a este tema, porque nosotros tuvimos algunos casos al comienzo de la cuarentena, pero luego no tuvimos más.

T: ¿Cómo se logró evitar que se reproduzcan casos similares?
SF: Por un lado, porque tenemos un sistema de control y somos contundentes a la hora de aplicar una sanción, pero también porque tenemos un sistema de acompañamiento del trabajo de las fuerzas con los jefes y las autoridades superiores, que trata de acomodar los dispositivos y operativos a efectos de que el personal esté protegido y no esté expuesto a situaciones que los terminan llevando a circunstancias que queremos evitar.

 

Uno de esos episodios a los que hizo referencia la ministra ocurrió en los días posteriores al 20 de marzo último, cuando el presidente Alberto Fernández firmó el decreto de aislamiento social por la pandemia, y tuvo como protagonista a tres gendarmes que hicieron caminar en cuclillas a vecinos de la villa 1-11-14, del Bajo Flores.

El hecho fue filmado por un vecino y las imágenes rápidamente se viralizaron en las redes sociales.

T: En las últimas semanas se registraron otros episodios en distintas provincias del país, el crimen de Luis Espinoza en Tucumán y el ataque a golpes a una familia qom en Chaco ¿Qué opina de esos casos?
F: En los casos de las provincias, nosotros no tenemos competencia, la autoridad es el gobernador o la gobernadora, de manera que lo que hacemos es elevar notas. Chaco nos ha respondido inmediatamente a nuestro requerimiento informándonos de todas las medidas que tomaron, separaron a personal policial, ayer inclusive hubo una conferencia del propio gobernador Jorge Capitanich hablándole a la policía e indicándole que debía pedir disculpas. El Presidente también se pronunció sobre el caso y eso fue muy importante.

T: ¿Qué puede hacer el gobierno nacional para evitar este tipo de abusos, por más que sean protagonizados por fuerzas de las distintas provincias?
F: Nosotros somos muy estrictos ante este tipo de prácticas ilegales. Hay que hacer un trabajo sostenido, no solo desde el lado de la sanción, que es fundamental, sino también el acompañamiento y la responsabilidad que nosotros tenemos para que los operativos garanticen la eficacia del trabajo, sin atentar contra la integridad del efectivo policial y también con la del ciudadano. Pero también vamos a hacer otra reunión del Consejo de Seguridad Interior dedicado exclusivamente a este tema, vamos a intentar transferir la importancia de tener programas del uso racional de la fuerza, vamos a ofrecer capacitaciones.

T: ¿En qué consisten esos programas?
F: Vamos a ofrecer los dispositivos que tenemos. Desde el 2012, hay un programa de uso racional de la fuerza que tiene un componente de capacitación, de control y de regulación. Vamos a ofrecer también nuestra política de bienestar hacia las fuerzas, que es un elemento central en estas circunstancias porque las fuerzas están sobreexigidas en la tarea que están desarrollando desde el inicio de la pandemia

 


T: En Estados Unidos, días atrás, policías de Minneápolis asesinaron a un ciudadano durante un operativo de detención que provocó reacciones por parte de la sociedad en contra del racismo. ¿Cuál es el elemento que ve usted en Argentina que provocan este tipo de abusos policiales?
F: Precisamente el Inadi está interesado de participar de la próxima reunión del Consejo de Seguridad Interior porque ha habido muchas denuncias por discriminación, y el episodio de Chaco fue en una comunidad Toba, por lo que no podemos descartar la existencia de elementos racistas. De todas maneras, estamos muy lejos de lo que pasa en Estados Unidos, que tiene un problema grave, histórico y estructural. Tenemos que ser muy cuidadosos a la hora de comparar lo que son las policías norteamericanas y el fenómeno de la violencia hacia la población afroamericana, de lo que pasa acá en Argentina. Estados Unidos está en un colapso económico social muy grande, un manejo de la pandemia que no ha contenido a la población y no es el caso de la Argentina, que ha sido muy precavido y muy responsable a la hora de definir su política en torno a la pandemia. Entonces las diferencias son muy grandes. Tenemos que estar en alerta para que estas cosas no ocurran y para que podamos proteger a la población no solo de la enfermedad sino también dela violencia del estado.

T: La pandemia le sumó un condimento a ese elemento racial que se arrastra en Estados Unidos…
F: Las políticas que el Estado argentino llevo adelante frente a la pandemia han sido totalmente diferentes. El Gobierno ha amplificado el poder del Estado, ha articulado las agencias del Estado, le ha dado participación de los gobernadores, no es eso lo que ha pasado en Estados Unidos, y tampoco lo que pasó en Brasil, que hay tensiones y como una especie de liberalismo que yo creo que no lleva a mejorar la situación de la población. La situación es radicalmente diferente. Tenemos una historia en donde el Estado ha tenido una presencia, que se debilitó mucho en los últimos años. Pero hay una firme decisión de fortalecer especialmente lo que es el sistema de salud y hay infinidad de políticas que se han desarrollado para contener la dificultad que tiene la población argentina en sostener su trabajo, es decir el IFE ha sido el modo de respuesta anticipada del Estado.