El Frente de Todos presentó un proyecto de ley para declarar la emergencia económica y social en la industria cultural, en toda la provincia, en los términos de la Ley 3230 – Emergencia Sanitaria-. El Ministerio de las Culturas será la autoridad de aplicación.

La imagen puede contener: 2 personas, personas de pie e interior

A fin de paliar la crisis económica del sector ocasionada por el aislamiento social para prevenir la propagación del coronavirus, la propuesta crea un subsidio mensual equivalente a un Salario Mínimo Vital y Móvil, destinado a los agentes culturales. En similar sentido, establece un subsidio de emergencia mensual para afrontar el alquiler de los inmuebles los que desarrollan su arte los agentes culturales y otro para abonar los servicios de agua, electricidad y gas a toda asociación civil, cooperativa de trabajo o empresa privada colectiva o unipersonal cuya actividad principal sea la enseñanza artística o la producción de eventos culturales.

La propuesta crea, además, el Registro de agentes culturales y asociaciones afines (academias y escuelas) y un área específica dentro de la cartera de las Culturas para que brinde asesoramiento gratuito de carácter técnico, legal y contable a fin de garantizar la regularización de sus situaciones financieras de los beneficiarios de la ley. Tanto el registro como el asesoramiento dependerán del Ministerio de las Culturas, organismo que deberá implementar espacios virtuales de expresión artística para la difusión de las producciones culturales que lo demanden.

Finalmente, la iniciativa exceptúa del pago de los impuestos provinciales a los agentes culturales, así como a toda asociación civil, cooperativa de trabajo o empresa privada colectiva o unipersonal cuya actividad principal sea la enseñanza artística o la producción de eventos culturales. A la vez, el Ejecutivo provincial deberá otorgar planes de regularización de obligaciones tributarias consolidadas con anterioridad al estado de emergencia.

La iniciativa invita a la Legislatura a poner a disposición las instalaciones edilicias para el desarrollo de actividades culturales y a asignar partidas presupuestarias para la contratación de agentes culturales a fin de que desarrollen su arte en el edificio legislativo, y hace lo propio con los municipios para que fijen políticas de prórroga de vencimientos, exención y reducción de tasas, así como también planes de regularización tributaria durante el período de la emergencia declarada por la ley.

Lo fundamentos mencionan que los sectores de la cultura se encuentran entre algunos de los más afectados por el significativo cese de sus actividades esenciales en el marco de la repercusión que implica el reordenamiento económico para hacer frente a la pandemia. Se trata de un sector que se ve directamente afectado en tanto las actividades que impliquen concentraciones masivas de público serán de las ultimas en habilitarse. “La sociedad necesita contar con las y los trabajadores de la cultura, con las y los artistas para superar esta crisis, por ello es que el Estado tiene la obligación de acompañarlos para que las consecuencias del aislamiento condicionen su capacidad de producción”, agregan los legisladores y las legisladoras del Frente de Todos.

El proyecto (13353) ingresó por Mesa de Entradas el 1 de junio, firmado por Lorena Parrilli, Sergio Fernández Novoa, Soledad Martínez, Ayelén Gutiérrez, Gonzalo Bertoldi y Soledad Salaburu.