El bloque de Juntos por el Cambio presentó un proyecto para crear el Programa Empleo Joven en la provincia. El objetivo es insertar en el mundo laboral con empleos de calidad a jóvenes desocupados de entre 18 y 29 años de edad.

Serán beneficiarios de la ley las personas que cumplan con el requisito etario establecido y que no perciban beneficio o compensación económica de ningún plan, ya sea municipal, provincial o nacional, a excepción de las personas con discapacidad y de quienes perciban la Asignación Universal por Hijo. La norma determina, además, que no podrán acceder al plan parientes (cónyuge, conviviente y/o hijos) de autoridades electas ni funcionarios con jerarquía de secretarios o más de la provincia. Bajo igual criterio, no podrán ser contratados familiares de los directivos de las empresas contratantes o del empleador.

Las empresas que contraten personal bajo el programa propuesto obtendrán un certificado de crédito fiscal durante un año o hasta que se rescinda el contrato laboral. Dicho certificado fiscal será equivalente al 70% sobre las contribuciones patronales devengadas, y podrá ser utilizado como pago a cuenta del impuesto provincial sobre ingresos brutos, inmobiliario y/o sellos a cargo de la empresa contratante. Para adquirir dicho beneficio fiscal, las empresas o empleadores contratantes deberán cumplir una serie de requisitos, entre ellos no poseer deuda tributaria con la provincia, no haber producido despidos sin causa durante los últimos seis meses previos a la contratación a través del Programa de empleo Joven y no poseer trabajadores no registrados.

La autoridad de aplicación será el Ministerio de Desarrollo Social y Trabajo, órgano que deberá controlar el efectivo cumplimiento de la ley y reglamentar las condiciones de implementación necesarias para la efectividad de la norma.

Los fundamentos retoman los últimos datos estadísticos del ministerio nacional de Producción y Trabajo en relación al desempleo en la provincia, según los cuales Neuquén tiene una tasa de desocupación del 10.6%. Dentro de ese porcentaje los jóvenes constituyen lo que se denomina una población vulnerable y representan el 5.8% del total. Frente a este escenario, la propuesta apunta a constituirse una herramienta “para mejorar la empleabilidad y la inserción laboral” de dicho sector de la población”.

El proyecto de ley -N°13.089- ingresó por Mesa de Entradas el 20 de febrero con la firma de los diputados Lucas Castelli, César Gass y Luis Aquín, de las diputadas Leticia Esteves, Ayelén Quiroga y Karina Montecinos (Juntos por el Cambio) y la adhesión de los diputados y diputadas del Frente de Todos, Soledad Salaburu, Darío Peralta, Mariano Mansilla, Gonzalo Bertoldi, Ayelén Gutiérrez, Lorena Parrilli y Sergio Fernández; y del bloque Demócrata Cristiano, Elizabeth Campos.