Un perito judicial que colaboró con la investigación del homicidio de Dante Biazetti consideró que el relato de la mujer sobre lo sucedido aquel día es "verosímil" y detalló que la policía disparó sin ver dónde estaba exactamente el hombre.

El perito ratificó que tras el disparo, el proyectil se desvió. "Un rebote que se dio en el marco de la ventana de la cocina de la casa que compartía el matrimonio. Esto es visible en las fotografías que mostraban no sólo el lugar donde el proyectil había impactado sino también una serie de fragmentos de ese proyectil que se encontró dentro de la cocina”, explicó.

El perito detalló que el proyectil que provocó la herida que tenía Dante Biazetti  tenía “una deformación” producto de ese rebote.

Posteriormente, un perito médico confirmó que el proyectil que se extrajo del cuerpo de la víctima  es producto “de un rebote”. “El proyectil está claramente deformado y le falta masa, o sea le falta un pedazo, otro elementos que es coincidente con la posibilidad de que fuera producto de un rebote”, dijo el médico legal que, ante la pregunta de la fiscal, admitió que nunca vio de manera presencial el cadáver y sólo intervino a través de fotografías.