Los testimonios de este miércoles en el juicio por el homicidio de Dante Biazetti, llegaron aportados por la defensa de Magali Hernández. Una tía relató que a veces él insistía con quedarse tomando alguna bebida alcohólica aunque "siempre Magali lo sacó. Pero siempre con justa razón", aunque también precisó que "Cuando Dante no trabajaba se hacía cargo de todas las cosas de la casa. Pero Magalí también... ella trabajando 12 horas diarias o a veces más haciendo adicionales... se esforzó más, mucho más", destacó.

La mujer recordó un episodio con el padre de Dante y Magalí. También se escuchó el testimonio de una amiga quien destacó la responsabilidad de la policía en su trabajo y el afecto en la relación con sus hijos.

Una vecina del barrio, en tanto, contó tres episodios donde una camioneta roja salía detrás de Magalí y el conductor le abría la puerta para que Hernández subiera, aunque admitió que nunca vio que fuera forzada o golpeada, ni tampoco que la pick up se cruzará violentamente en su camino.

De estos hechos hubo otros testimonios que ubicaron a Magalí Hernández caminando y en llanto aunque nunca observaron que hubiera violencia en el trato del hombre que la recogía. En algunos casos había 50 y hasta 100 metros de distancia por lo que los testimonios no parecieron contundentes.

Finalmente, un policía habló de una detención de Dante Biazetti tras hallarlo con Magalí Hernández en un automóvil y ella con una herida en la ceja. No obstante, el hombre fue liberado dado que no se radicó denuncia de lo sucedido.

En líneas generales, ninguno de los testigos pudo confirmar de manera fehaciente que Biazetti haya ejercido violencia de género sobre Magalí Hernández.