Se trata de Ariel Antonio Morosini (39), quien quedó alojado en la sede de la SubDDI de Arrecifes tras declararse inocente en su declaración indagatoria ante el fiscal.

Un hombre fue detenido acusado de haber violado y golpeado a su pareja embarazada, quien tras el ataque perdió a su bebé de cinco meses de gestación, en la ciudad bonaerense de Arrecifes, informaron fuentes judiciales y policiales.

Se trata de Ariel Antonio Morosini (39), quien quedó alojado en la sede de la SubDDI de Arrecifes tras declararse inocente en su declaración indagatoria ante el fiscal de San Nicolás Julio Tanús.

Fuentes judiciales informaron a Télam que el representante del Ministerio Público lo imputó de los delitos de "abuso sexual agravado con acceso carnal, aborto, lesiones agravadas y privación ilegítima de la libertad" en perjuicio de su novia de 19 años.

Morosini quedó detenido como acusado de haber atacado a golpes el pasado miércoles a su pareja, quien a raíz de ello tuvo un parto prematuro que derivó en la muerte de su bebé de cinco meses de gestación, tras haber sido internada en el hospital local Santa Francisca Romana.

El hombre fue detenido en las últimas horas en un domicilio de la calle Pérez al 200, de Arrecifes, por orden del fiscal, que además dispuso diversos allanamientos en busca de evidencias para sumar al expediente.


Movilización:"Que nos paren de matar. Ni una Menos"

El jueves por la noche, tras conocerse el crimen, organizaciones de mujeres de Arrecifes y vecinos se movilizaron hacia la plaza Mitre de esa ciudad, ubicada frente a la Municipalidad, la comisaría y a la ayudantía fiscal, para reclamar la detención de Morosini, informaron a Télam desde el colectivo feminista Las Negras de Arrecifes.

"Que nos paren de matar. Ni una Menos", fueron algunas de las banderas que llevaron las manifestantes que se concentraron en el lugar con el objetivo de pedir justicia.

La madre de la víctima aseguró que su hija recibía maltratos y golpes por parte del acusado pero que no realizó nunca una denuncia porque “le tenía terror”.
Según la mujer, Morosini estaba en pareja con su hija desde hacía dos años y se habían ido a convivir hace siete meses.

“La tenía presa en la casa donde convivían. Le sacó el celular para que no hablara con nadie y luego se lo rompió. Él salía con otras mujeres mientras mi hija estaba en la casa”, acotó.

En los últimos días, la joven se había distanciado de su pareja, por lo que el miércoles lo llamó para decirle que iba a pasar por la casa para retirar ropa y algunas pertenencias.

Antes de llegar al lugar, la joven le avisó a su madre que si a las 12 no regresaba “la llamara”.

Cerca de las 14 se enteró que su hija se encontraba en el hospital producto de una golpiza, que le produjo la pérdida de su bebé.

“Ella me contó que él se puso nervioso y comenzó a pegarle puñaladas y patadas en la panza. Al ver sangre la llevó al hospital, donde siguió insultándola. Le decía que buscara al padre del bebé porque no era de él”, relató la mujer.

La joven fue asistida y quedó fuera de peligro, contenida por el Centro de Asistencia a la Víctima de la Dirección de Género Municipal y con custodia policial y además recibió un botón antipánico tras la denuncia realizada por su madre.