La audiencia de éste jueves podría haber sido crucial para el juicio por el homicidio de Lucianito, dado que se buscaba vincular por pericias el lugar de dónde salió el disparo que impactó en el chiquito provocándole la muerte. El perito Enrique Prueger estableció que la trayectoria fue de oeste a este y la fiscalía apuntó en todo momento a que en ese lugar, estaba Diego San Martín. La defensa buscó relativizar ese dato.

Prueger señaló que la bala se disparó en un lugar sobre calle Buta Ranquil, entre 13 de Diciembre y 22 de Octubre; el proyectil golpeó contra el paredón de una vivienda, siguió y dio contra Luciano. Al respecto determinó que fue de manera oblicua. "Reconozco que hay otros impactos en el lugar. Pero eran impactos perpendiculares", afirmó al defender la trayectoria que describió.
La defensa de San Martín recordó que tras la muerte de Matías Moreno se baleó la misma vivienda. "He visto otros disparos .. pero acá tenemos un concepto de situación, ubicación y dirección. La ubicación temporal me indica que en el momento que hieren a la víctima había un tiroteo de dos personas que se encontraban en el eje este-oeste; oeste-este y lo que hago es buscar aquellos impactos oblicuos que coincidan con ese lugar", reafirmó.