No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Micaela Cerda es una mujer que vive en el barrio Otaño de Plaza Huincul que, cansada de las agresiones, decidió denunciar judicial y públicamente la situación que le toca vivir. Los hermanos de un hombre que fue su padrastro, al que denunció por abuso sexual y cumplió condena, ahora la acosan. El 14 de setiembre pasado atacaron a ella y su esposo a piedrazos. La víctima tuvo que buscar ayuda y refugio en la comisaría del Otaño. Uno los atacantes fue demorados aunque mantuvo una disputa con el policía que le tomó la denuncia.

 

La primera denuncia fue por un hecho ocurrido en octubre de 2019. La mujer y su pareja estaban en la calesita de Cutral Co con su hijo y pasó uno de los hermanos que la insultó y la amenazó. "El tipo estaba loco, me quería pegar", contó.

El otro hecho denunciado ocurrió este lunes 14 de setiembre cerca de las 18. La pareja de la mujer estaba en el terreno de Altos del Sur y dos hermanos la emprendieron a piedrazos. El hombre caminó hacia el Otaño y los agresores lo persiguieron hasta allí. Siempre de acuerdo a la denuncia policial "yo me metí a la comisaría pedí ayuda a los policías, seguían tirando piedras", explicó. "Pasaron varias cosas pero yo no hice todas las denuncias", dijo la mujer.

"Su hermano abusó de mí, entonces mi mamá denunció y mi padrastro fue condenado a 3 años y ahora quedó en libertad. Pero desde que pasó eso, estos tipos me hacen la vida imposible. Donde me cruzan me gritan porque para ellos yo soy una puta y su hermano fue víctima", dijo.

"Este tipo molesta y desde que se llevó a mi hermano a vivir con él, donde nos ven nos agarran a piedrazos", relató.

Sobre lo sucedido este lunes 14 de setiembre, detalló que "mi marido estaba en el terreno y lo agarraron a piedrazos, le dejaron un moretón en el brazo, otro en la mano, le pegaron a la moto, le dejaron unos bollos", describió.
La mujer publicó en las redes sociales su situación: “nos hacen la vida imposible dónde nos ven nos agreden (con piedras, me insultan y asustan a mi hijo) no puedo llevar a mi hijo de cuatro años a pasear en su bicicleta porque me los cruzó, no puedo caminar tranquila Que espera la justicia que me mate un día”, se preguntó y señaló: “Si a mí familia o a mí nos pasa algo lo hago responsable a él y a la justicia que lo encubre”.