Por pedido de la fiscal del caso Laura Pizzipaulo, un hombre, N.D.A, fue acusado por incumplir las medidas adoptadas para prevenir la propagación del Coronavirus COVID-19 tanto por el gobierno nacional como provincial, y quedó detenido con prisión domiciliaria en la localidad de Zapala.

La imagen puede contener: una persona, primer plano, texto e interior

Los delitos que la fiscal del caso le atribuyó al imputado son violación de las medidas dictadas por autoridad competente, desobediencia a un funcionario público, atentado y resistencia a la autoridad, lesiones y daño, todo en concurso ideal y en carácter de autor (artículos 205, 239, 89, 183, 54 y 45 del código Penal).


La representante del Ministerio Público Fiscal pidió que el imputado quede detenido con prisión domiciliaria hasta el 12 de abril en una vivienda de la localidad para de esta manera cumplir con el aislamiento..


La teoría del caso que Pizzipaulo presentó en la audiencia fue que el 8 de abril de 2020 cerca de la 1:15 de la mañana, vecinos alertaron a la policía de supuestos disturbios que se estaban produciendo en un barrio de la ciudad de Zapala. Al arribar el móvil policial, N.D.A, fue visto caminando por la vía pública y luego de no poder justificar el motivo de su presencia en ese lugar y a esa hora, los oficiales lo detuvieron.

En el marco del procedimiento el imputado se negó a colaborar, se tornó agresivo y golpeó a uno de los policías. Luego de ser reducido, el acusado pateó el patrullero y lo dañó. Finalmente pudo ser trasladado a la comisaría.


El juez de garantías encargado de dirigir la audiencia, hizo lugar al requerimiento de la fiscalía y dio por formulados los cargos. Además, el magistrado avaló el pedido de prisión preventiva y el plazo requeridos por Pizzipaulo.