Por pedido de la fiscal del caso Laura Pizzipaulo y de la asistente letrada Margarita Ferreyra, un hombre quedó detenido con prisión domiciliaria acusado de haber violado en tres ocasiones el aislamiento social preventivo y obligatorio que dispuso el gobierno nacional mediante el Decreto 297/2020.

La imagen puede contener: una persona, sentada, pantalla, oficina, mesa e interior, texto que dice "Asistente etrada: Margarita Ferreyra"

La formulación de cargos la realizaron ayer al mediodía las representantes del Ministerio Público Fiscal. La fiscal del caso sostuvo que en tres ocasiones, M. N. C de 26 años, violó la cuarentena. La primera vez fue el pasado 22 de marzo, alrededor de las 2.50 cuando fue detenido en la vía pública, en las calles 9 de Julio y Buenos Aires; el 27 de marzo alrededor de las 21.30, cuando fue detenido en calle Avenida del Maestro, entre Chubut y Cañadón Este; y ayer alrededor de las 9.30, cuando fue detenido en la calle Córdoba.

En ninguno de los tres casos, el acusado justificó las razones por las cuales circulaba en la calle de acuerdo a la normativa vigente.

El delito que le imputó fue violación de las medidas adoptadas por autoridad competente en concurso ideal con desobediencia a un funcionario público, en calidad de autor (artículos 205, 239, 54 y 45 del Código Penal). “Con dichas conductas reiteradas y manifiestamente desinteresadas, el imputado violó las medidas adoptadas” para prevenir la propagación del Coronavirus COVID-19 tanto por el gobierno nacional como provincial, plantearon las representantes del Ministerio Público Fiscal.

La fiscal del caso pidió que M. N. C quede detenido con prisión domiciliaria por un plazo de ocho días, hasta el 12 de abril al mediodía inclusive, en una vivienda de familiares.

La jueza de garantías que intervino, avaló la formulación de cargos y el pedido de detención domiciliaria.