Puede ser una imagen de una o varias personas, personas de pie, bicicleta y al aire libre
Luego de dos meses de funcionamiento, la escuela de Mountain Bike finaliza sus actividades con un balance positivo: más de 30 chicos y chicas participaron diariamente de un deporte al aire libre, en relación con la naturaleza y cumpliendo los protocolos vigentes.

Así lo informó Mauricio Serenelli, secretario de Cultura, Deportes y Actividad Física, quien además señaló que el programa superó las expectativas: “Encontrarnos un día con muy pocos chicos y de repente tener más de 30 por día fue muy positivo”.

“Pensemos que hace tres meses atrás esto era impensado -recordó-, y tuvimos la idea con todo el equipo de trabajo de la secretaría de crear un programa llamado Mi Verano Cultural y Deportivo con un sponsor particular que que nos dio la oportunidad llevarlo a cabo, y hoy tener un balance positivo”, expresó.

También, explicó que por iniciativa del intendente Mariano Gaido se llevará adelante el programa durante todo el año, por lo que el cierre de la escuela es durante 10 días, y se retomarán la actividad en paralelo al inicio de clases.

Además agradeció el acompañamiento de las familias, y destacó que el cumplimiento de los protocolos permitió realizar las actividades de forma segura: “Los riesgos siempre existen porque estamos atravesando una pandemia, pero nosotros lo podemos minimizar, como hicimos con control de temperatura con y distanciamiento social”, sostuvo el funcionario.

“El reconocimiento de los padres hacia los profesores y hacia el proyecto que lleva a cabo el municipio, creo que eso es lo más valioso de todo esto”, cerró el responsable del área.

Por otro lado, Roxana Sporle, una de las profesoras, comentó que fue una actividad positiva, que al inicio contaban con una cantidad mínima de alumnos, pero que luego se fueron sumando más chicos y chicas.


Cumpliendo con los protocolos vigentes, las y los chicos disfrutaron del deporte al aire libre, y en contacto con la naturaleza. (Foto: Dulce Ramírez)
Con una participación variada de edades y por lo tanto de niveles, se encontraban niños y niñas de 8 a 13 años.

En relación al mecanismo de las clases explicó que se trabajó en un circuito de senderismo marcado, que tiene 3,5 km “hacíamos alguna parte con una subida o más sendero, depende de cómo estaba el clima. También usábamos el Parque Agreste los días de altas temperaturas porque está más sombreado”, señaló Sporle. Y contó, que a lo largo del proceso de aprendizaje emplearon actividades para una mejor técnica y posición, y un buen uso de los frenos y cambios.

“La verdad que es un proyecto que es muy lindo que continúe porque hay un lindo semillero mountain bike para para seguirlo”, dijo Sporle.

Horacio Bravo, papá de uno de los participantes, agradeció a los profesores, y comentó que “fue muy lindo venir a conocer la barda, porque a veces la tenemos pero no la recorremos”, y agregó “hermoso el proyecto, estuvo buenísimo”.

Por otro lado, Chinea María Laura, mamá de uno de los alumnos, contó que “volvían súper contentos, te comentaban el recorrido que habían hecho, y volver a encontrarse con otros niños, hacer nuevos amigos, el valor de la amistad y el compañerismo de ir todos juntos es muy importante”, señaló, y destacó que fue “una actividad bien neuquina, en la barda, fantástico. Satisfactorio en todo sentido”.

Ivana Hanz, otra de las madres de la escuela, agradeció a los profesores y al área de Cultura, Deportes y Actividad Física porque la actividad permitió a las y los chicos poder tener contacto con otros niños y enlazar nuevas amistades. “Es un lindo proyecto para que continúe”, dijo Hanz.