River Plate se impuso este domingo por la noche como visitante a Huracán por 3-1, en Parque de los Patricios, resultado que le permitió subirse a lo más alto de la tabla de posiciones, junto a Argentinos Juniors y Boca Juniors, del grupo A, zona Campeonato, de la Copa Diego Armando Maradona de fútbol.

River Plate superó como visitante a Huracán por 3-1, resultado que le permitió acceder a lo más alto de la zona A, fase Campeonato, de la Copa Diego Armando Maradona, luego de completarse la segunda fecha.

El equipo dirigido por Marcelo Gallardo se subió al liderazgo de la sección, junto a Argentinos Juniors y Boca Juniors, todos con 4 puntos. El conjunto de Parque de los Patricios se quedó con 3 unidades.

Tras el excelente rendimiento a mitad de semana por Copa Libertadores frente a Nacional (6-2) en Uruguay, el conjunto de Núñez entregó grageas de ese repertorio contundente.

El cordobés Matías Suárez (Pt. 26m.) y el uruguayo Nicolás De la Cruz (Pt. 34m. y St. 38m.) anotaron para River, que terminó con 10 por la expulsión del zaguero chileno Paulo Díaz (St. 44m.).

El conjunto dirigido por Israel Damonte descontó en la segunda etapa, mediante un penal convertido por Andrés Chávez (20m.).

River siguió en ‘modo Montevideo’ durante los 45 minutos iniciales en Parque de los Patricios. Con la voracidad acostumbrada y con una presión alta que incomoda a los rivales, el equipo del DT Marcelo Gallardo necesitó un pequeño período de adaptación al terreno para empezar a marcar supremacía.

No sólo fueron importantes las labores del tándem de contención que armaron Leonardo Ponzio y Bruno Zuculini sino también la conducción del colombiano Jorge Carrascal (cada vez más liberado en su condición de generador de juego) y las apariciones de un De la Cruz que pretende volver a ser determinante.

Luego de veinte minutos en los que los dos apostaron a la pelota detenida como para intentar generar peligro, River metió la primera mano de nocaut, a los 26m., con un desborde de Fabrizio Angileri, que fue conectado de cabeza por el colombiano Borré y que le permitió al cordobés Suárez ensayar una extraña pirueta, por atrás de todos, para vulnerar la valla de Cambeses.

El gol sacudió la estructura de un ‘Globo’ que se las había arreglado bien en el tramo inicial, con las tareas de los jóvenes Hezze y Rolón, aun cuando no gozaba de profundidad en los metros finales.

Y cualquier atisbo de reacción lo neutralizó ese centro-tiro al arco del uruguayo De la Cruz (34m.) que generó inmovilidad en el guardavallas Cambeses y se alojó en el fondo del arco para decretar el 2-0. Una diferencia, tal vez exagerada, pero que premió la mayor jerarquía colectiva del ‘Millonario’.

En el arranque del segundo período, con mucho más ímpetu que juego, Huracán buscó el descuento, a partir de los movimientos de Norberto Briasco, quien buscó conectar con un intermitente Andrés Chávez, bien maniatado por la defensa visitante.

La más clara de Huracán llegó en un confuso centro al área, en el que Juan Fernando Garro cabeceó al travesaño (14m.)

Pero ese letargo del equipo del ‘Muñeco’ Gallardo le permitió obtener réditos al local, casi de inmediato, con un absurdo penal que el chileno Paulo Díaz le cometió a Briasco (19m.). La ejecución, a cargo de Chávez, representó el descuento.

Con el ingreso de Julián Alvarez, River perdió equilibrio en el mediocampo y, entonces, Huracán aprovechó esa circunstancia para generar peligro, con la criteriosa labor de Patricio Toranzo, otro de los ‘refrescos’ del DT Damonte.

Sobre los 30m., el arquero Armani evitó la igualdad ante un disparo colocado de Briasco, en una maniobra en la que Huracán protestó un nuevo penal, que el árbitro Germán Delfino ignoró.

El técnico visitante buscó nivelar otra vez la polea de fuerzas en la mitad de cancha con la entrada del pibe Santiago Sosa por un exhausto Suárez, a esa altura.

Y sobre los 38m., cuando Huracán se arriesgaba en procura del empate, aparecieron los espacios, una maniobra que Carrascal manejó con maestría y que definió De la Cruz, con un remate ajustado contra el primer palo de Cambeses. 3-1 y asunto concluido.

No hubo tiempo para mucho más, a excepción de la expulsión del defensor Díaz, por protestar fallos al árbitro Delfino. Ganó River y termina el año calendario en modo favorito.