La Serie A decidió que los duelos que se iban a disputar a puertas cerradas, entre los que figuraban el clásico entre Juventus e Inter, fueran suspendidos a raíz del brote de Convid-19.

La Serie A descartó jugar cinco partidos de la jornada 26 que se iban a celebrar a puerta cerrada, entre ellos el Juventus-Inter de Milán, y decidió aplazarlos al 13 de mayo por la amenaza del brote de coronavirus en Italia, una decisión que modificó también la fecha de la final de Copa.

En una decisión algo improvisada y siguiendo las indicaciones del Consejo de Ministros del país, que pidió responder a esta "emergencia extraordinaria" para proteger la salud de los ciudadanos, la Serie A modificó de parecer y canceló los partidos que anteriormente se había decidido que se disputasen a puerta cerrada.

El presidente de la Serie A, Paolo Dal Pino indicó que los encuentros se disputarán el próximo 13 de mayo.