La imagen puede contener: 3 personas, personas de pie, texto que dice "General Alejandro Agustín Lanusse. Presidente de Facto de la Nación Argentina (1971-1973)."Por: Pipo Rossi
El General Roberto Marcelo Levingston, designado Presidente de Facto en Junio de 1970, debía gobernar de acuerdo a las indicaciones del General Alejandro Agustín Lanusse, “la figura dominante de la Junta Militar”. Pero el nuevo Dictador pretendió desarrollar su propio proyecto, que consistía en “argentinizar” el proceso de crecimiento económico y estimular la industria mediante la consigna “compre nacional”, aplicada en las empresas estatales. Así, “préstamos a bajo costo a la industria y aumentos de salarios formaban parte de un plan destinado a ganarse a las bases sociales y popularizar el gobierno”.

Paralelamente, el titular del Ministerio del Interior intentó un acercamiento a los partidos políticos, “encontrando respuestas favorables solo en algunas fuerzas provinciales”. Los grandes movimientos y partidos nacionales, todavía oficialmente prohibidos (Radicales, Peronistas, Conservadores Populares, Socialistas, Democristianos y Demoprogresistas), “decidieron reunirse en un foro permanente, La Hora del Pueblo, para presionar al Gobierno Militar hacía una salida electoral”.
Mientras tanto, en lo económico, “la inflación recrudeció” y los capitales extranjeros se fueron del país “temerosos del reverdecer del nacionalismo y de la intranquilidad social”, ya que “la violencia política seguía creciendo”.
Además, cuando el Gobierno normalizó la Confederación General del Trabajo (CGT), “la central obrera puso en marcha una serie de paros generales que afectaron no sólo al cordón industrial de las grandes ciudades sino también al trasporte, la educación y los servicios”. Así, la situación social empeoró. “La larga huelga de los trabajadores de El Cholón-Cerro Colorados fue apoyada por la población y el Obispo De Nevares, que era tercermundista”. También, en aquel período, “hubo puebladas y movilizaciones de obreros y estudiantes en Catamarca, Tucumán, Salta, Mendoza y Cipoletti”.
Finalmente, en 1971, el nuevo Interventor Federal en Córdoba afirmó que: “cortará la subversión de un solo tajo, como se hace con las víboras”. Estas declaraciones provocaron una conmoción popular, conocida como “el viborazo”. El Interventor fue obligado a renunciar y el Dictador Levingston, a su vez, destituyó al Ministro de Desarrollo Social, Doctor Francisco Manrique. Estas decisiones terminaron con la paciencia de la Junta de Comandantes que, el 23 de Marzo, “le solicitaron la renuncia al Presidente de Facto y designaron, en su reemplazo, al Comandante en Jefe del Ejército, General Alejandro Agustín Lanusse, quien asumió el día 26”.