El defensor no pudo jugar en toda la temporada por una lesión y Mourinho le daría vía libre: Wolverhampton y Everton, los posibles destinos.

Marcos Rojo no pudo disputar ni un partido de la temporada con Manchester United debido a problemas físicos y todo indica que sus días en los Diablos Rojos están contados. José Mourinho no lo tendría más en cuenta y ya aparecieron dos interesados, Wolverhampton y Everton, que estarían dispuestos a pagar una cifra cercana a los 18 millones de libras.

El defensor no volvió a jugar luego del choque de octavos de final del Mundial entre Argentina y Francia (fue reemplazado en el entretiempo). Y para colmo, cuando había sido probado a mediados de septiembre con el Sub 23, solo duró 54 minutos en cancha antes de tener que salir por dolores.