La imagen puede contener: una persona

Por Pipo Rossi

El 6 de Noviembre de 1479, en Toledo (Reino de Castilla), nació Doña Juana I, hija de la Reina Doña Isabel de Castilla y León y del Rey Don Fernando de Aragón. Más tarde, en 1496, se casó con Don Felipe el Hermoso, quién ostentaba los títulos de "Archiduque de Austria, Duque de Borgoña y Brabante y Conde de Flandes", con él tuvo 6 hijos.

Paralelamente, las tempranas muertes de su primo Don Miguel de la Paz y sus hermanos Don Juan de Aragón y Doña Isabel de Aragón, la colocaron en la primera línea de sucesión de las coronas de Castilla y Aragón.

En 1504, tras el fallecimiento de su Señora Madre, se alzó con las coronas, sin embargo su Señor Padre, Don Fernando II de Aragón, comenzó a deslizar en los ámbitos del poder que su hija no estaba con el uso pleno de sus facultades mentales y que lo mejor era preparar a su nieto Carlos para una asunción prematura del trono.

Luego, en 1506, la Reina Doña Juana empezó a declinar sus decisiones en el Rey Don Fernando y, en 1509, comenzó su reclusión forzosa en la casona cárcel de Tordesillas. Así, pese a ser la Reina nominal, su Señor Padre y (a partir de 1515) su hijo Carlos ejercieron el poder real. Paralelamente, su Señor Padre conquistó Navarra.

Posteriormente, en 1516, falleció el Rey Don Fernando II y la Reina Doña Juana fue la primera en ostentar las coronas de "Castilla, Aragón y Navarra", o sea la actual España.

La Reina Juana estaba confinada y olvidada en Tordesillas, y solo era visitada por su hija menor, "pero las desacertadas medidas de su hijo Carlos I hicieron que el pueblo se acordara de ella y dudara de los motivos de su confinamiento".

En 1520 se produjo la "Rebelión de las Comunas", que enviaron a sus delegados a Tordesillas para entrevistarse con la Reina Doña Juana. "Ésta se mostró elocuente, coherente e informada, por lo que se confirmó de lo injusto de su detención". Para que su hijo fuera removido del trono y restituido a Juana, esta debía firmar los documentos formales, pero se negó, restándole poder al Movimiento Comunero, "que fue derrotado por las milicias reales". Pese a que su Señora Madre no lo traicionó, Carlos I "endureció su confinamiento".

Finalmente, en 1525, su hija menor contrajo matrimonio y dejó de visitarla. "La soledad esta vez sí provocó su deterioro mental y físico". La Reina Doña Juana falleció, luego de 46 años de confinamiento, el 12 de Abril de 1555.