Con tantos de Blandi y el colombiano "Travieso" Hernández, San Lorenzo revirtió un mal comienzo y venció al Verdinegro 2-1, en un discreto encuentro que disputaron en el estadio "Pedro Bidegain", en el cierre de la novena fecha de la Superliga. Segunda victoria del "azulgrana" en el torneo.

Pese a sus más que evidentes limitaciones, San Lorenzo logró una esforzada victoriaante San Martín de San Juan, tras ir en desventaja.

Gustavo Villaruel, a los 7 minutos del primer tiempo, inauguró el score para el conjunto de Rubén Forestello, mientras que Nicolás Blandi, a los 9 minutos del mismo período, niveló las acciones para el "Ciclón". Ya en el complemento, el colombiano Daniel " el Travieso" Hernández, a los 39 minutos, le dio la victoria a la formación "azulgrana".

El vertiginoso comienzo del cotejo resultó apenas un espejismo: una veloz corrida de Mosca por izquierda que derivó en un centro que conectó Villaruel de cabeza en el segundo palo y una excelsa cesión de Reniero que halló en la volea de Blandi una rápida igualdad, no tuvieron prosecución en el desarrollo posterior.

Un San Lorenzo deshilachado apenas encontró una brisa de aire fresco en el debutante Insaurralde, quien no tuvo a su disposición demasiadas asociaciones a la hora de abastecer a los arietes Reniero y Blandi. A todo esto el cuadro de Forestello diagramó un bloque monolítico en torno a su experimentado guardavallas que le permitió a éste tener una noche relativamente tranquila.

El primer tiempo se fue consumiendo entre la tibieza "Azulgrana" y el pragmatismo sanjuanino, situación coyuntural que no cambió en el complemento con el agregado que el juvenil Insaurralde comenzó a dar indicios de fatiga y Botta seguía ausente sin aviso. Lejos de asumir un rol decididamente protagónico la formación de Biaggio encontró con el ingreso de Belluschi alguna solución a sus repetidos problemas en la generación de juego.

En medio de una total confusión y sin merecerlo, un excelente cambio de frente desde la derecha del veterano mediocampista aludido encontró libre de marcas a Hernández, quien tomó de lleno el balón para vulnerar la resistencia de Ardente con un remate a su segundo palo.

Justo es consignar que pese a todos los interrogantes que le impone su diezmado plantel, San Lorenzo intentó siempre ganar el cotejo, actitud rescatable que se contrapuso abiertamente a la pasividad de San Martín, que nunca se convenció de ir búsqueda de los tres puntos en juego, pese a que la zaga del dueño de casa no ofreció demasiadas garantías, excepto el juvenil Senesi.

Solo a partir de su mayor predisposición por el espectáculo puede justificarse el triunfo del dueño de casa ante un adversario que pagó muy caro su crónico conformismo toda vez que sale de su reducto.