El Millonario cayó 1 a 0 con el Sabalero en Santa Fe, por la novena fecha de la Superliga, y se quedó sin invicto tras 32 encuentros, en la previa de la primera semifinal de la Copa Libertadores.

Luego de 32 presentaciones sin caídas, River Plate perdió por la mínima diferencia ante Colón, al cabo de un discreto encuentro disputado esta noche en el estadio "Brigadier General Estanislao López", en el marco de la novena jornada de la Superliga.

El uruguayo Gonzalo Bueno, a los 30 minutos del segundo tiempo, anotó el tanto que le dio la victoria al conjunto de Eduardo Domínguez. La inminente semifinal ante Gremio por la Copa Libertadores de América impulsó a Marcelo Gallardo a conformar un elenco "muleto" para enfrentar al "Sabalero".

Lejos de adoptar una postura cautelosa el visitante comenzó a ejercer un ligero predominio a partir del pitazo inicial del correcto Echavarría ante un Colón expectante que respetaba demasiado los pergaminos de su adversario. Aun careciendo de profundidad la formación del "Muñeco" se insinuaba mejor aunque promediando el período el dueño de casa equilibró las acciones y colocó dos veces seguidas en aprietos a Germán Lux.

A los 25 minutos un furibundo remate de Chancalay desde fuera del área dio en el palo derecho del experimentado guardavallas riverplatense, mientras que siete minutos después fue Correa el que hizo estrellar el balón en el mismo palo tras una escapada por derecha.

Al iniciarse el complemento la visita redobló la apuesta intensificando su dominio ante un conjunto santafesino demasiado especulativo que se olvidó de atacar con muchos efectivos para no desguarnecerse en defensa.

Gallardo movió el banco e incluyó a dos titulares (Borré y Palacios) al percibir que el anfitrión no daba garantías defensivas y que se resignaba a intentar lastimar mediante pelotazos al esforzado Correa, al fin y al cabo su único ariete. En medio de una total superioridad "Millonaria", el cuadro de Eduardo Domínguez encontró la llave para lastimar a su oponente y lograr lo que a la postre se convertiría en el único tanto del cotejo.

Una enrevesada maniobra en el área riverplatense que se inició con un cabezazo de Correa al primer palo y luego continuó con un remate de Godoy que rebotó en el parante izquierdo, terminó en la arremetida de un Bueno que solo tuvo que empujar el balón a centímetros de la línea de sentencia ante un Lux que no mostró demasiada reacción en la culminación de la maniobra.

El tanto del delantero uruguayo, quien fuera promovido por el actual técnico de River cuando entrenaba a Nacional de Montevideo y que en los pocos minutos que lleva jugados en el torneo local se dio el lujo de marcarle a su rival de hoy y a Boca Juniors hace algunas fechas, ofició de claro punto de inflexión a partir del más que notorio retroceso santafesino que derivó en el enceguecimiento de una visita sin ideas que pugnó sin éxito por nivelar el tanteador en el último cuarto de hora.