La había solicitado el fiscal Sebastián Scalera, en la causa que investiga una supuesta defraudación en el club Independiente.

El juez de garantías Luis Carzoglio rechazó el pedido de detención del sindicalista y vicepresidente del club Independiente, Pablo Moyano, que había solicitado el fiscal Sebastián Scalera por una supuesta defraudación al club en la causa en la que también está imputado su padre, Hugo Moyano.

Así lo confirmaron fuentes judiciales y señalaron que la decisión del juez Carzoglio se conoció poco después de que la esposa del magistrado denunció que había sido amenazado a través de dos llamadas telefónicas a su domicilio.