El capitán de Racing Club de Avellaneda, realizó hoy una dura autocrítica sobre los cuestionamientos a los árbitros y dijo que lo sucedido en el clásico con Boca del pasado domingo por la Superliga "fue un papelón".

"Lo del domingo fue un papelón. Al árbitro se lo vio presionado, fue una imagen fea de parte de todos. Me parece que tenemos que aflojar un poquito", señaló el referente del conjunto, al que vio tratando de calmar a su entrenado, Eduardo "Chacho" Coudet.

Es que tanto el entrenador racinguista como el de Boca, Guillermo Barros Schelotto, se quejaron de manera aireada ante el árbitro Darío Herrera, en medio de polémicas por jugadas y sanciones.

"Licha" López cargó las culpas sobre los protagonistas del empate 2 a 2 entre Racing y Boca en el "Cilindro" de Avellaneda por la octava fecha de la Superliga, ya que a su criterio el arbitro "tuvo aciertos y errores como pasa cada fin de semana".

"Es un ser un humano (por el árbitro) que trabaja todo el tiempo con insultos, con presiones, con cosas que le van a decir en el entretiempo de lo que fue y lo que no fue. Hay que saber que se acierta y se equivoca como todos", analizó el goleador.

López, quien marcó los dos goles del conjunto albiceleste, agregó que "lo que pasó el domingo, más allá de aciertos o errores de Herrera, a mí me parece que fue un papelón: se vio una catarata de insultos por todos lados. Me parece que no puede ser así".

Sobre la expulsión de Coudet, López también se refirió y reconoció que a veces en los partidos se viven las cosas con intensidad, pero sostuvo que al entrenador "lo necesitamos dentro de la cancha".

"Entiendo que en ese momento te sacan de contexto de partido con las pulsaciones arriba. En mi caso trato siempre de calmarlos dentro de la cancha. Siempre hablo con los árbitros pero con respeto tratando de entender por qué cobró una cosa o no la cobró.

Pero adentro de la cancha trato de calmarlos, una por el árbitro, y otra porque corrés el riesgo de quedarte con uno menos", añadió. Pero además el delantero fue más allá y agregó que "a Guillermo (por Barros Schelotto) lo vimos insultar al cuarto árbitro y no fue expulsado. Por más que veamos una injusticia, nos tenemos que calmar un poco".

Entiendo que uno habla en la forma que puede. Tenemos que tratar de tener la tranquilidad necesaria para no hacer payasadas. Hay imágenes de jugadores o entrenadores insultando de manera descomunal al árbitro", enfatizó.