La imagen puede contener: coche y exteriorLa dueña de un Fiat se llevó un cartel de "prohibido estacionar" estampado en el automóvil luego que tapara la salida de una propiedad durante una hora. En la zona céntrica de la ciudad, los propietarios de viviendas tienen una lucha particular con quienes ocupan los espacios de salida vehicular desconociendo los carteles de advertencia que muchos colocan. Por estas situaciones, hubo hasta golpes de puño y ahora se sumó el pintado del vehículo.

El caso ocurrió en la Avenida Olascoaga donde funciona un gimnasio. El afectado por el mal estacionamiento contó que "esta señora se estacionó una hora desde las 13 a las 14 donde dice prohibido estacionar".

En definitiva, el Fiat quedó con una cartel de prohibido estacionar en cada puerta y otros en cada vidrio del lado del conductor.