El director de la compañía Aluar, Javier Madanes, afirmó que están "evaluando la decisión de la administración Trump" respecto de restablecer aranceles para Argentina y Brasil, y pidió a las futuras autoridades "actuar en las relaciones internacionales y adoptar medidas de defensa".

En diálogo con Télam, Madanes explicó que "en nuestro caso, los Estados Unidos son el mercado más importante y las ventas a ese país representan el 40% de nuestra producción".

"El momento es muy malo, pero si no actuamos en el campo de las relaciones internacionales y si no adoptamos medidas de defensa en política interna, vamos a tener problemas muy graves", expresó Madanes.

El ejecutivo consideró que "la línea argumental de Trump no es muy creíble, ya que plantea un perjuicio a los productores rurales de su país cuando las razones son de orden geopolítico".

Consultado si creía que la decisión de Washington se trataba de una represalia contra Brasil por sus acuerdos con Beijing, dentro del grupo BRICS y contra la Argentina por la posible cercanía del futuro gobierno con Caracas, Madanes sostuvo que "es un tema más profundo. En una época, los Estados Unidos supieron actuar de manera más directa con intervenciones militares en la región, en otras oportunidades con operaciones de inteligencia y ahora lo hacen con sanciones comerciales. Esta es la manera de manejar las cosas por parte de Trump".

El empresario hizo foco en que "quien debe cambiar es la Argentina. En la política internacional, el país en el corto plazo se ha manejado tapando agujeros, pero en largo plazo la Argentina no logra insertarse en el mundo. En la política interna hay que mirar qué políticas externas complican la producción local".

Madanes finalmente remarcó que la decisión de Trump no fue negociada: "Es una política discrecional. La agenda internacional de la Argentina es parte del problema, no es un tema aislado, es un conjunto de temas que influyen. En esa agenda la Argentina ya viene floja".