La directora de la organización para América Latina, Erika Guevara, aseguro que "ha sido lamentable la respuesta del Estado".

Amnistía Internacional (AI) volvió a fustigar hoy al gobierno de Chile al calificar de "lamentable" su postura, luego de que la administración de Sebastián Piñera rechazara por "irresponsable" un informe de la organización que denunció graves violaciones a los derechos humanos en la represión del estallido social.

"Ha sido lamentable la respuesta del Estado, ha sido lamentable precisamente por desconocer la dimensión y la magnitud de las violaciones a los derechos humanos que aquí se han cometido en las últimas semanas", aseveró la directora de AI para América Latina, Erika Guevara.

Anoche, el gobierno de Chile había calificado de "irresponsable" el lapidario informe publicado por AI sobre violaciones "generalizadas" a los derechos humanos por parte de las fuerzas de seguridad durante la crisis social que vive el país desde hace más de un mes, documento que también provocó malestar en el Ejército y Carabineros.

"El gobierno rechaza categóricamente el último informe de Amnistía Internacional, el que sin siquiera solicitar información al gobierno pretende establecer la existencia de una política deliberada para dañar a los manifestantes", dijo en una comparecencia pública la subsecretaria de Derechos Humanos, Lorena Recabarren.

"La única política que ha tenido el gobierno es la del resguardo y protección de los derechos humanos", agregó la funcionaria.

La organización, con sede en el Reino Unido, acusó tanto al Ejército como a los Carabineros de cometer "ataques generalizados" y hacer un uso "innecesario y excesivo" de la fuerza contra los manifestantes para "desincentivar" la protesta, todo, con la anuencia del presidente Piñera, a quien responsabilizó directamente.