Además de una concentración en Plaza Italia, de Santiago, otra movilización se registró en la Plaza de la Independencia de Concepción.

Una protesta menor en comparación con las de jornadas anteriores, en el centro de Concepción, también derivó en choques con Carabineros, y otra concentración tenía lugar en Santiago, pese al acuerdo sellado esta madrugada para encaminar una reforma de la Constitución nacional y el llamado del gobierno a “salir de la calle y empezar a dialogar”.

Cerca de 200 personas se juntaron en la Plaza de la Independencia de Concepción, y cuando Carabineros intentó dispersar al grupo que ocupaba calle O’Higgins, los manifestantes respondieron con piedrazos. Al menos cuatro personas han sido detenidas, según el sitio de radio BioBio.

Otra multitud se juntaba hacia última hora en la Plaza Italia, de Santiago, punto neurálgico de las protestas desde hace semanas, que esta mañana fue cubierta con un inmenso lienzo blanco como símbolo por el acuerdo del que saldrá la reforma de la Carta Magna.

Las dos concentraciones parecieron esquivar el llamado del Ejecutivo de Sebastián Piñera a abandonar las calles y concentrarse en las negociaciones para encarar la reforma, pactada en la madrugada por todos los sectores con representación parlamentaria.

“Tal vez es mejor salir de la calle y dialogar en nuestros barrios. Partimos agradeciendo a esos ciudadanos movilizados que nos movieron, nos remecieron a nosotros, pero también creemos que es importante avanzar, alzar la mirada, entender que hoy día tal vez es mejor salir de la calle y dialogar en nuestros barrios, en nuestras poblaciones, cuál es el Chile que queremos construir”, evaluó la ministra vocera, Karina Rubilar.

La funcionaria prometió que el Gobierno será "muy respetuoso con la gente que se quiere manifestar pacíficamente", pero insistió en la “oportunidad histórica” de poner “manos a la obra para concretar los sueños y anhelos de la agenda urgente social”, reportaron medios santiaguinos.

El acuerdo de la coalición gobernante, Chile Vamos, y de la oposición es para para celebrar un plebiscito en abril, para que la ciudadanía decida si quiere una nueva Constitución y cómo quieren que se confeccione.