El ex mandatario boliviano renunció este domingo a su cargo y denunció un "golpe de Estado cívico, político, policial".

Santiago Cafiero, uno de los colaboradores directos del presidente electo Alberto Fernández, definió este domingo la renuncia del mandatario de Bolivia Evo Morales como un "golpe de Estado" y pidió "seguridad" tanto para el dirigente como para su "familia y militantes que están siendo perseguidos".

"En Bolivia hay un golpe de Estado. Una vez más en nuestra región", definió Cafiero desde su cuenta de Twitter.

Por esa plataforma, completó: "Pidamos por la seguridad de Evo, su familia y militantes que están siendo perseguidos".