Por Pipo Rossi

 En el año 98 Trajano asumió como Emperador Romano y gobernó por casi 20 años donde el Imperio vivió un gran momento económico, con su flota por todo el Mediterráneo y con intercambios comerciales exitosos con grupos a orillas del Mar Negro. Además, lanzó una expedición contra el Reino de Dacia, gobernado por el Rey Decébalo, "derrotándolo y continuando la lucha con sus sucesores hasta finalmente conquistar ese territorio en el 106". También dirigió una enorme campaña, en el año 113, contra el Imperio Parto, "tomando la ciudad de Susa y creando la provincia romana de Mesopotamia". Por estas acciones, "fue deificado en vida por el Senado".

El crecimiento del Imperio llevó a un embellecimiento enorme del mismo "al construir monumentos perdurables como el foro de Trajano, el mercado de Trajano y la Columna Trajana".

Finalmente, el 9 de Agosto de 117, falleció en Selinunte (actual Turquía). Al morir el Emperador, el Imperio Romano alcanzó su máxima extensión territorial, con unos 6.500.0000 km². También obtuvo su máxima población, "unos 88 millones de habitantes distribuidos por todo el Imperio".

Paralelamente, las legiones romanas combatieron en las puertas del actual territorio iraní hacia el Este y alcanzaban los bosques de Escocia hacia el norte. Finalmente, durante su Imperio, los romanos obtendrán un nivel de prosperidad que no tenían desde Augusto ya que además de lo mencionado también ampliaron las rutas comerciales y se alcanzó la época dorada de Roma, que seguiría con el Emperador Adriano.