Esta mañana, el vicegobernador Rolando Figueroa recibió a una delegación de trabajadores de la planta temporal de Termas de Copahue vecinos de Loncopué, quienes piden por su estabilidad laboral. Lo hizo acompañado por los diputados provinciales Angélica Lagunas Guillermo Carnaghi, Raúl Godoy y Nanci Parrilli. 

“Lo que origina y moviliza al pueblo de Loncopué en este reclamo es la injusticia, por eso debemos trabajar para solucionar esta situación”, indicó durante la reunión tras conocer los casos que llevaron a los trabajadores a movilizarse y se comprometió a realizar gestiones para buscar una solución al conflicto. “Me pongo en el lugar de ustedes, gente de pueblo que quiere trabajo”, agregó tras recibirlos en la Legislatura y dijo que se debe llegar a una solución que sea justa para todas las partes.

Se trata de 90 de los 254 trabajadores temporarios del centro termal de Copahue quienes se encuentran en conflicto, porque reclaman su incorporación a la planta permanente continua que les dé estabilidad laboral durante todo el año. Ellos denuncian el ingreso de trabajadores de planta política, sin antigüedad o no cumpliendo los requisitos necesarios mientras muchos de los trabajadores temporarios cuentan con más de treinta temporadas en la institución.

Rolando Figueroa también recordó que los diputados no intervienen en los Convenios Colectivos de Trabajo, donde solo se convalida la cuestión presupuestaria, y descartó la posibilidad de elaborar una adenda al Convenio desde la Legislatura, facultad que le corresponde a las partes del Convenio.

Los trabajadores prestan servicios en Termas durante seis meses, que cuenta con sedes también en Loncopué y Neuquén Capital, y se capacitan durante dos meses más.

Como parte de los trabajadores, Judith Acuña explicó que la temporada pasada entraron 47 trabajadores “a través de una medida de fuerza, como la que estamos haciendo nosotros. Paralelo a esto ingresaron 25 personas más a dedo pasando por encima de gente que tiene muchísimas temporadas en el complejo”. “Lo que realmente queremos es trabajar, no un subsidio como el que nos ofrecieron. Porque nadie vive con 4.000 pesos”, agregó.

La diputada Lagunas aseguró que desde la Legislatura “tenemos que estar abiertos a escucharlos y buscar las herramientas para que se resuelva el conflicto. Escuchar los planteos concretos que vienen haciendo”. Por su parte, Raúl Godoy recordó que no está en la legislatura la solución inmediata al conflicto, que depende más de Termas y el Gobierno, pero dijo que es un paso para instalar la problemática y tendrá rápido tratamiento en caso de necesitarse la aprobación de algún cambio en el Convenio.

Nanci Parrilli explicó que son solo cuatro meses los que no perciben su sueldo y estimó que se necesitan veinte millones de pesos para mantener los puestos todo el año. “Si está la decisión política se pueden redistribuir en diferentes lugares. Hace 16 días se manifiestan afuera de las oficinas de Termas en Loncopué buscando diálogo con las autoridades provinciales”, añadió.