Por: Pipo Rossi

En 1856 un grupo de oficiales, de la Dinastía de los Qing, "abordaron el Arrow", un barco de dueños chinos que había sido registrado en Hong Kong (en posesión de los británicos desde 1842) y era sospechoso de piratería y contrabando. Allí, "doce sujetos chinos fueron arrestados y aprisionados". Además, "se encontró que se realizaba tráfico de opio nuevamente".

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Paralelamente, los británicos montaron una escenografía donde dijeron "que el Arrow había tenido una insignia británica y que los soldados de los Qing habían insultado la bandera".

La realidad es que los Qing estaban lejos de desear la guerra porque en ese momento se desarrollaba una rebelión enorme de carácter religioso que era el principal dolor de cabeza de la dinastía.

En 1857, los británicos terminaron atacando Guangzhou (desde el Río de las Perlas), al igual que otras ciudades costeras. Francia, que también tuvo un incidente con China en 1857, se unió a la guerra con los británicos "movilizando entre ambos un total de 175 barcos, para someter a la frágil dinastía Qing".

La armada británica, acompañada de la francesa, atacó y ocupó Guangzhou a fines de 1857, por lo que al año siguiente se firmó una frágil paz "que no tardo en romperse por presiones occidentales al comercio libre". Con China aun en contienda interna, en 1860 "las tropas anglo-francesas desembarcaron sin resistencia y avanzaron hacia la capital, al punto que incendiaron el Palacio de Verano de Pekín y el Viejo Palacio de Verano después de varios días de saquearlos".

El 18 de Octubre se puso fin a la Segunda Guerra del Opio, que finalizó oficialmente con la Convención de Pekín, cuando se ratificó el Tratado de Tientsin, dando un triunfo militar a la fuerza anglo-francesa.

Así, China humillada permitió: "la legalización del comercio de opio". Además, "que el Reino Unido, Francia, Rusia y los Estados Unidos tengan el derecho de establecer embajadas en Pekín". Finalmente, "una indemnización a Gran Bretaña y Francia, por parte de la dinastía Qing, y que a los cristianos se les fuera concedido todos los derechos civiles en China".