El desalojo de la toma del barrio Confluencia se mantuvo hasta entrada la madrugada de este viernes. El barrio estuvo sacudido por el ruido de los disparos de bala de goma y los objetos con que respondían los manifestantes. En estos momentos hay calma aunque la situación es tensa aún.

Como se recordará el desalojo comenzó ayer en la tarde y hubo 8 demorados que ya recuperaron la libertad. Por momentos la disputa con los policías fue encarnizada. La situación obedecería a que muchos de los manifestantes son hijos de vecinos del mismo barrio.