Por pedido del fiscal jefe Juan Agustín García y la fiscal del caso Eugenia Titanti, un tribunal de impugnación integrado por Andrés Repetto, Fernando Zvilling y Richard Trincheri confirmó la prisión preventiva contra tres de los cinco condenados por el homicidio de Fernanda Pereyra ocurrido en rincón de los Sauces. 

En una audiencia, García solicitó que Diego Marillán, Osvaldo Castillo y Luciano Hernández continúen detenidos ya que fueron encontrados “culpables” por un jurado popular y luego condenados a prisión perpetua.

El fallo del T.I. fue dividido y por simple mayoría: los jueces Zvilling y Trincheri avalaron el planteo de los representantes del Ministerio Público fiscal, mientras que Andrés Repetto votó en disidencia.

La intervención del Tribunal de Impugnación se dio luego de que un tribunal revisor integrado por los jueces Carina Álvarez, Mara Suste y Martín Marcovesky revoque parcialmente una resolución de la jueza de garantías Leticia Lorenzo que declaró compleja la causa y extendió por dos meses la prisión preventiva para los tres acusados. El tribunal revisor revocó la declaración de causa compleja pero mantuvo la extensión de la prisión preventiva por el mismo término fijado por Lorenzo.

El caso fue juzgado por un jurado popular que en el mes de junio, declaró a los cinco imputados “culpables”. A Diego Marillán por unanimidad al igual que Osvaldo Castillo; a Fabio Marillán por 11 votos; y a Luciano Hernández por 8 votos. El delito fue el de coautores de homicidio agravado por el concurso premeditado de dos personas o más y aborto. En el caso de Andrea Peruca, también fue declarada responsable por unanimidad aunque en carácter de partícipe secundaria.

En el caso de Andrea Peruca y Fabio Marillán, están también con prisión preventiva.

Los cuatro hombres fueron condenados a prisión perpetua, mientras que a la mujer le impusieron doce años de prisión.

Fernanda Pereyra tenía 26 años y estaba embarazada de siete meses cuando fue asesinada en Rincón de los Sauces. Su cuerpo fue encontrado calcinado en la vera de la ruta 6, a unos tres kilómetros de la ciudad.

Para determinar la identidad se debió realizar un estudio de ADN. Cuando se halló el cuerpo, el fiscal general José Gerez y el fiscal jefe Agustín García viajaron hacia la ciudad de Rincón de los Sauces para colaborar con la investigación.

 La teoría del caso del Ministerio Público Fiscal fue que el hecho ocurrió el 20 de julio de 2017. Alrededor de las 20.30, los acusados, previo llamar telefónicamente a la víctima, la interceptaron en la esquina de San Martín y Chubut de Rincón de los Sauces. La subieron a un vehículo Renault Kangoo, color gris, y la asesinaron a puñaladas en el trayecto hacia el lugar donde el cuerpo fue luego encontrado.

Este juicio por jurados, fue el más extenso de todos los realizados en la provincia desde que se implementó la modalidad de juzgamiento mediante jurados populares. En total, fueron once días continuos con fines de semana incluidos, en los que declararon alrededor de 50 testigos de los 80 que estaban previstos originalmente.

En representación a la familia de la víctima, intervino el abogado querellante Marcelo Henriksen Velazco.

La defensa de los imputados está a cargo de los abogados Gustavo Palmieri, Cecilia Fanessi y José Quintero Marco.