El fenómeno meteorológico obligó a suspender la actividad en rampa al aplicar los nuevos protocolos de seguridad que se implementan desde este año.

Las operaciones aéreas en el aeropuerto Internacional de Ezeiza y el aeroparque Jorge Newbery registraron demoras esta mañana debido a la tormenta con intensa actividad eléctrica en la zona, que obligó a suspender la actividad en rampa al aplicar los nuevos protocolos de seguridad que se implementan desde este año.

Según fuentes aeroportuarias, en Aeroparque la inactividad en la pista se concretó entre las 5 y las 6.30 aproximadamente, lo que provocó demoras en las salidas de los vuelos, pero no impidió los aterrizajes.

No obstante, los pasajeros debieron aguardar bastante tiempo para poder retirar sus equipajes que no podían ser descargados del avión.

Las demoras fueron de entre 25 minutos y una hora, aunque en muchos casos no resultó significativa, explicaron fuentes aeroportuarias a Télam, que además señalaron que pueden tener incidencia sobre los servicios del resto del día.

Algo similar ocurrió en Ezeiza, donde la restricción a la actividad de rampa se extendió entre las 4.30 y las 6 y, como en el caso de Aeroparque, aunque no hubo inconvenientes para los aterrizajes de los vuelos que llegaban del exterior, no fue posible realizar la entrega de equipajes hasta que la actividad eléctrica cesó, lo que provocó una acumulación de pasajeros esperando por sus valijas.