El objetivo es supervisar la zona libre de enfermedades de notificación obligatoria ante la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE).

La imagen puede contener: personas sentadas, océano, cielo, barco, exterior, agua y naturaleza

La subsecretaría de Producción, junto con otros organismos provinciales y nacionales y referentes de la provincia de Río Negro, trabaja en el relevamiento anual de salmónidos, que tiene como objetivo supervisar la zona libre de enfermedades de notificación obligatoria ante la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE).

Como órgano de aplicación de la Ley 3073, que regula la actividad acuícola, se propone contribuir al desarrollo de la producción acuícola, a favor de la diversificación de la matriz productiva, de acuerdo con el Plan Quinquenal que promueve el gobierno provincial, y el aprovechamiento sustentable de las ventajas comparativas que brindan los recursos hídricos de la provincia.

El director de Sanidad Vegetal y Emergencia Agraria, Marcos Lauge, explicó que “esta semana estamos trabajando en el embalse de Alicurá, haciendo el relevamiento anual de salmónidos, para mantener la declaración de libres de enfermedades ante la OIE”.


El relevamiento anual de salmónidos tiene como objetivo supervisar la zona libre de enfermedades de notificación obligatoria ante la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE).
Para esto, “se toman muestras de todas las pisciculturas y de peces silvestres, con las que posteriormente se analizan y se envían al laboratorio del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) en Buenos Aires”, dijo y agregó que “con los resultados que tenemos hasta el momento y desde el 2006 vienen dando negativo para todas las enfermedades, manteniéndose ese estatus declarado”.

Indicó que “también colaboran otras instituciones como la subsecretaría de Ambiente con gente del Centro de Ecología Aplicada de Neuquén (CEAN), la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC), y referentes de la provincia de Río Negro. Todo esto en el marco de una Comisión Sanitaria que se ha creado hace más de un año, con la que se trabajan todos los temas vinculados a la sanidad animal particularmente relacionados con la producción acuícola, que es hoy una de las actividades priorizadas por el gobierno de la provincia en materia de diversificación productiva”.

Marinela Alegre, a cargo del Programa de Enfermedades de Animales Acuáticos de Senasa, perteneciente a la dirección nacional de Sanidad Animal, agregó que “esta vigilancia está amparada en la resolución 375 del 2013, que es la que declara a la zona del Embalse Alicurá como zona libre de enfermedades de notificación obligatoria ante la OIE que afectan a los Salmónidos”.

Amplió que “en esta oportunidad estamos incorporando una nueva enfermedad de notificación obligatoria que está desde 2017, que es una parasitosis que afecta a estas especies y también estamos muestreando el otro cuerpo de agua que es el Embalse de Piedra del Águila, con el objetivo de ampliar la zona libre, el estatus sanitario”.

“Es muy positivo para Senasa articular este trabajo conjunto para garantizar la eficiencia y optimización de recursos”, expresó y aseguró que “eso le da una dinámica diferente para acompañar el desarrollo del sector en territorio”.

Agregó que también “se trabajó con el Centro de estudios parasitológicos y vectores de La Plata (Cepave), del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), y para eso vino la doctora Paula Marcotegui, especialista en Monogeneos, quien estuvo capacitando a técnicos del laboratorio de Senasa y del CEAN para poder poner a punto la técnica en el territorio”.


La subsecretaría de Producción, junto con otros organismos provinciales y nacionales y referentes de la provincia de Río Negro, trabaja en el relevamiento anual de salmónidos.
Estatus sanitario

El estatus sanitario suma competitividad para la actividad acuícola a nivel internacional. Por este motivo el ministerio de Producción e Industria trabaja en el cuidado de este estatus, inmejorable para la piscicultura, y acompaña a los productores que desean sumarse a esta actividad, que es una fuente generadora de mano de obra genuina.

Como autoridad de aplicación el ministerio acompaña y gestiona todas las concesiones acuícolas, canalizando el interés del sector privado para sumarse a esta actividad que impulsa la diversificación productiva.

La producción de truchas está dando muy buenos resultados y el potencial que tiene es destacable. El mercado externo es muy demandante de productos con condiciones de producción como las de Neuquén, dado que no es frecuente en el sector un lago libre de enfermedades.