El Centro Regional Patagonia Norte del INTA se encamina a lograr la aprobación de un proyecto de investigación y producción de cannabis para uso medicinal. “Tenemos la aprobación de INTA Nacional y en dos semanas esperamos contar con la aprobación técnica del Ministerio de Salud para avanzar con el proyecto”, anunció hoy en la comisión de Producción la ingeniera del INTA, Mariana Amorosi, quien explicó a los diputados que desde hace cinco meses se realiza en colaboración con la Asociación de Cannabicultores una plantación experimental de dos hectáreas en las instalaciones que el Instituto tiene en la localidad de Guerrico, de la vecina provincia de Río Negro.

La imagen puede contener: 7 personas, personas sentadas e interior

La exposición formó parte del tratamiento de un proyecto para crear una Empresa Estatal dedicada al cultivo, industrialización y comercialización del procesado; iniciativa presentada por el diputado de la UCR, Alejandro Vidal. En la ocasión, Amorosi destacó que una vez superada la etapa de aprobación del informe técnico por parte de la cartera sanitaria nacional, la intención es acudir a las provincias de Neuquén y Rio Negro para avanzar en temas presupuestarios, de infraestructura y burocráticos que permitan llevar a cabo el proyecto.

En ese sentido, especificó que en las dos hectáreas cultivadas se experimenta en cuestiones relativas al agua, al suelo, a incorporar mejoras y variables a cielo abierto o en espacios cubierto para en un futuro poder desarrollar una cepa autóctona de la Patagonia. Para ello, también incorporarán a la investigación a la Facultad de Medicina y a la delegación de Bariloche, para avanzar con el mejoramiento genético.

Aclaró que el proyecto requerirá de la aprobación del Ministerio de Seguridad de la vecina provincia, la instalación de un perímetro con cámaras de seguridad para vigilar el predio, incorporar protocolos de trazabilidad y la autorización del Instituto Nacional de las Semillas.

Por su parte Roxana Aguirre, referente de la Asociación de Cannabicultores del Alto Valle, indicó que se trabaja en un proyecto para que las personas que padecen dolores crónicos y neurológicos accedan a un medicamento de calidad. De igual modo, alertó que cada vez más pacientes piden orientación y aceite de cannabis al no contar con una respuesta desde salud pública para acceder al fitopreparado medicinal.

Al respecto, pidió no crear una empresa estatal y si apoyar el emprendimiento que lleva adelante el Centro Regional INTA Alto Valle. También, recordó que acceder hoy al medicamento a base de cannabidiol tiene un costo de 750 dólares al mes, por ser importado, y que su costo neto es de 270 dólares. Advirtió que el resto del precio lo compone la contratación de una empresa tercerizada para su importación, los trámites aduaneros e impuestos.

Estuvieron presentes los diputados Alejandro Vidal; Raúl Podestá; Ramón Soto; Viviana Tortorelli; Angélica Lagunas; Gloria Sifuentes; Santiago Nogueira y Susana Nieva.