El pasado fin de semana, la localidad celebró en el Polideportivo Municipal, con tres jornadas repletas de opciones y actividades para poner en valor el patrimonio natural y cultural.

La imagen puede contener: 4 personas, personas sonriendo, exterior

Con la finalidad de generar conciencia en la preservación del medio ambiente y tendiente a visibilizar y fortalecer la identidad local, Aluminé celebró con una exitosa feria el Día Mundial del Turismo. Las actividades se desarrollaron el pasado fin de semana en las instalaciones del Polideportivo Municipal.

El intendente Gabriel Álamo y el secretario de Turismo, Martín Martínez, junto con referentes municipales, acompañaron esta nueva propuesta que llegó para quedarse y se sustenta en la promoción y valorización del patrimonio natural y cultural de Aluminé como destino turístico.

Según se informó desde el ministerio de Turismo, la feria consistió en recorridos por distintos stands con los atractivos turísticos que estuvieron acompañados de charlas informativas. Hubo cocina, telar y shows en vivo, feria de artesanías, muestra fotográfica y buffet.

Durante la primera jornada las instituciones escolares coparon el espacio de los stands y las propuestas. De esa forma pudieron conocer sobre el trabajo que realiza el cuerpo de guardafaunas; el proyecto de Reserva Natural Urbana Quilque Lil; el Cerro y cómo funciona el Museo Municipal El Charrúa.

También, a través de los stands de reciclado y reutilización se pudo conocer el Plan de Manejo Integral de los RSU que posiciona a Aluminé dentro de la provincia como uno de los municipios más destacados respecto al tratamiento de residuos.

La articulación institucional quedó reflejada en los stands de Parques Nacionales, capacitación en Primeros Auxilios y RCP y producción de miel y hábitos de comida saludable.

Finalmente, el stand de la Biblioteca Juan Benigar fue muy concurrido por su variada selección de libros y superó las expectativas la escalada en la palestra y el simulacro de bajadas de rafting.

Además, durante el evento hubo cocina y producción de chocolate en vivo; baile de las agrupaciones folclóricas La Flor del Notro y Tañi Mapu y el broche de oro fue el canto de Auka Legüero. Mientras María Juana Caitru, de la comunidad Epu Pehuen, tejió en telar y compartió su kimvn (conocimiento ancestral mapuche) haciendo emocionar al público presente.