El ministro de Transporte de la Nación afirmó que el aumento del precio del petróleo que se produjo este lunes -más de un 10 por ciento- es "claramente es muy disruptivo" y anunció que el Ejecutivo verá "cómo evoluciona" antes de tomar una resolución. Tras las PASO y ante la suba del dólar, el Gobierno había decidido el congelamiento de precios de los combustibles por 90 días.

El ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, afirmó que "claramente es muy disruptivo" el aumento del precio del petróleo que se produjo este lunes y anunció que el Gobierno decidió "ver cómo evoluciona" esta semana antes de tomar una resolución.

"Claramente lo que pasó hoy es muy disruptivo y lo que hemos decidido es ver cómo evoluciona el precio del combustible esta semana, ya que hubo un aumento en un día de diez dólares, a raíz de los ataques en refinerías de Arabia Saudita", explicó el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, en rueda de prensa en la Casa de Gobierno después de la reunión de gabinete, en referencia a la suba del crudo luego de los ataques con drones perpetrados el sábado sobre refinerías de Arabia Saudita.

Tras las PASO, el 11 de agosto y ante la suba del dólar, el Gobierno decidió el congelamiento de precios de los combustibles por 90 días.

En ese sentido, Dietrich dijo que las medidas tomadas "no son las que queremos, sino que son consecuencia de los desequilibrios económicos post PASO". Para el funcionario, el gobierno tomó decisiones "que no son las deseadas, pero eran las necesarias para generar tranquilidad a todos los argentinos".

Respecto de la situación del transporte urbano, sector que la semana última había anunciado un posible corte del servicio durante la noche y la madrugada, el ministro dijo que el viernes 13 se reunió con los empresarios y se fueron "resolviendo los problemas".

"Vamos a acompañar los movimientos eventuales que tenga el combustible y hay temas de seguros a resolver y otras cuestiones técnicas, pero vamos a tener sistema de colectivos", aseguró Dietrich.

Finalmente, ante la consulta sobre un posible bono en el sector privado para paliar los efectos de la devaluación reciente, el ministro de Justicia, Germán Garavano -también presente en la rueda de prensa- aseguró que la "mirada del Gobierno es proteger a la gente" y en esa línea "está trabajando el ministro (de Producción y Trabajo, Dante) Sica para tratar de lograr un acuerdo que proteja a los trabajadores para pasar esta situación difícil".

El domingo pasado, Sica expresó que el bono de $5.000 para los trabajadores privados anunciado por el Gobierno todavía "no está cerrado" y apuntó que siguen las conversaciones con la CGT y las cámaras empresarias para alcanzar un acuerdo "lo más rápido posible".